Compartir: 
Los mercados siguieron indecisos, en una semana que estuvo marcada por las continuas amenazas proteccionistas de EE. UU.Los mercados siguieron indecisos, en una semana que estuvo marcada por las continuas amenazas proteccionistas de EE. UU.

Los mercados siguieron indecisos, en una semana que estuvo marcada por las continuas amenazas proteccionistas de EE. UU. En concreto, la mayoría de las bolsas internacionales mantuvieron un tono errático. En las economías avanzadas, tanto los principales índices estadounidenses como europeos combinaron algunas sesiones en positivo con otras en las que sufrieron pérdidas, que fueron especialmente pronunciadas el viernes. Entre las economías emergentes, las pérdidas se impusieron en las bolsas asiáticas (especialmente lastradas por los índices de China y Rusia), con un retroceso del índice MSCI de Asia emergente del –0,8%. Por su parte, las bolsas latinoamericanas mostraron un mejor desempeño, aupadas por avances ligeramente superiores al 1% en México y Brasil, aunque sus ganancias no consiguieron evitar que el índice MSCI para el conjunto de los emergentes cerrara en negativo.

El precio del petróleo se suaviza. Tras cotizar por encima de los 75 dólares de manera prácticamente continuada desde principios de mayo, la semana pasada el precio del barril de Brent se suavizó hasta el intervalo de 72-73 dólares. Esta flexión a la baja, que apenas se había observado cuando, a finales de junio, la OPEP anunció un aumento de su producción, respondió a noticias que sugieren un mayor aumento de la oferta en los próximos meses. Por un lado, aparecieron informaciones apuntando a que EE. UU. podría tomar medidas para rebajar el coste de la energía ante la proximidad de las elecciones al Congreso de otoño (como, por ejemplo, liberar parte de sus reservas estratégicas de crudo). Por otro lado, el movimiento también estuvo respaldado por especulaciones de que, ante presiones estadounidenses, Arabia Saudí también estaría considerando aumentar su producción de crudo.

Compartir: