Compartir: 

Uno de los objetivos de la unión bancaria es sentar las bases para la aparición de entidades bancarias paneuropeas. Una banca paneuropea contaría con unos balances más diversificados; sus clientes se podrían beneficiar de una oferta de financiación más estable; podría aprovechar economías de escala para mejorar su eficiencia y rentabilidad; y contribuiría a diluir el vínculo entre riesgo bancario y riesgo soberano. Esta visión, sin embargo, no se ha materializado a día de hoy. La inmensa mayoría de integraciones bancarias en los últimos años han sido domésticas y, en comparación con Estados Unidos, la presencia de entidades en varios países de la zona euro es todavía muy limitada. Para promover la creación de entidades supranacionales, este artículo subraya la necesidad de aliviar varios impedimentos que están frenando este proceso.

 

Este artículo ha sido elaborado para el Anuario del Euro 2017 “Un futuro para la unión Monetaria”. La Fundación ICO y la Fundación de Estudios Financieros colaboran en esta publicación anual, cuyo objetivo es contribuir al conocimiento de la relevancia y el papel de la moneda única. El Anuario del Euro 2017 ha sido dirigido por Fernando Fernández Méndez de Andés (IE Business School).

 

Documento completo en:
http://www.fundacionico.es/wp-content/uploads/2017/07/ANUARIO-2017.pdf

Compartir: