Colección Estudios Económicos


  • Del real al euro - Una historia de la peseta

    NÚMERO 21

    La peseta se convirtió en unidad monetaria nacional en 1868, de ma­nera que su historia ha coincidido con el período más reciente de la historia económica y política de España. El advenimiento del euro a partir de 1999 supone el fin de este recorrido y ofrece una excelente oportunidad para recordar y explicar las distintas vicisitudes de la vida del hasta ahora signo monetario español.

    Este volumen se compone de once capítulos más un apéndice de hechos y protagonistas y otro gráfico. En el primer capítulo, José Luis García Delgado examina la economía española entre 1850 y la actualidad, como marco en el que se ha desenvuelto la peseta. A continuación, Juan Carlos Jiménez traza una panorámica del nacimiento de la moneda española, recreando los años previos, los planes, el momento y los primeros avatares. En este punto comienza la historia de la peseta propiamente dicha, de la mano de Marcela Sabaté, que la prolonga hasta el fin de la Gran Guerra. La larga etapa de confusión y crisis que siguió, y que desembocó en la Guerra Civil, es recreada por Pablo Martín Aceña. Juan Velarde relata las dos pesetas y las dos Es­pañas creadas por la contienda fratricida. José María Serrano Sanz narra la prolongada crisis de la posguerra, cuando la peseta y la economía española quedaron aisladas del exterior. El Plan de Estabilización de 1959 y la integración de la moneda española en el sistema mo­netario internacional son descritos por José Aixalá. José María Serrano retoma la historia en la crisis de los setenta, que puso fin a una larga etapa de expansión y coincidió con la transición política y la descomposición del sistema monetario internacional. La integración en el Sistema Monetario Europeo y el período posterior los describe María Dolores Gadea. Los dos capítulos finales apuntan pronósticos: sobre el devenir de la economía española sin el instrumento del tipo de cambio, por Antonio Martínez Serrano y Vicente Pa­llardó, y sobre el futuro del euro, por Eugenio Domingo Solans.

  • La ampliación de la Unión Europea al Este de Europa - Informe del Commissariat Général du Plan a la Asamblea francesa

    NÚMERO 20

    La ampliación hacia el Este tendrá profundas consecuencias para la Unión Europea. Los países candidatos presentan una serie de particularidades que no se han dado en anteriores ampliaciones. Son países que están aún realizando un tránsito de un sistema económico de tipo planificado a una economía de mercado. Por lo tanto, están inmersos en un proceso de transformación interno, en los ámbitos político, económico y social, de enorme dificultad y calado. Un segundo elemento a retener es que su nivel de prosperidad económica es netamente inferior a la de los países de la UE. En consecuencia, requerirán un apoyo importante del presupuesto comunitario para acometer las reformas estructurales pendientes. En este sentido, cabe destacar que ciertos países candidatos pueden alterar el equilibrio de los actuales mecanismos de cohesión económica y social y de política agrícola común de la UE, todo ello en presencia de un marco presupuestario con muy pocas posibilidades de expansión. Finalmente, la plena integración de los países candidatos en la UE y en el proceso de globalización comportará cambios importantes en los destinos tradicionales de flujos de inversión y comerciales, un elemento nada desdeñable cuando se considera que estos países disponen de un capital humano y un nivel de costes de producción netamente competitivo en ciertos segmentos muy relevantes para la economía española.

    Esta monografía recoge el estudio encargado por la Delegación para la Unión Europea de la Asamblea Nacional francesa cuyo objetivo es hacer un primer inventario de los principales impactos de la ampliación dentro de un enfoque muy amplio, no circunscrito al ámbito nacional. Para enriquecer el valor que aporta al lector y actualizar las novedades que se han producido en el proceso de ampliación desde la publicación del estudio en su versión original francesa, se incluye un capítulo de actualización que recoge el nuevo marco presupuestario de la UE para el período 2000-2006 y la evolución del proceso de ampliación hasta la actualidad.

  • La reforma de las pensiones ante la revisión del Pacto de Toledo

    NÚMERO 19

    Cuando se cumple el período de vigencia del Pacto de Toledo y se prepara su revisión, el Servicio de Estudios de "la Caixa" ha encargado a José A. Herce y a Javier Alonso Meseguer, de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA), una revisión del panorama del sistema español de pensiones. Se trata de la cuarta monografía que la Colección Estudios Económicos dedica al debate sobre un asunto que afecta a la gran mayoría de los ciudadanos. La primera se remonta al año 1995, cuando se firmó el Pacto de Toledo, y en ella se planteaba un escenario de futuro que ponía de manifiesto las carencias financieras del sistema, se proponían las reformas necesarias y se analizaba la posición de la opinión pública ante las pensiones. En 1996 y 1997 publicamos dos nuevos trabajos, uno dedicado a analizar la viabilidad de un sistema de capitalización como alternativa al sistema público y otro en el que se recogían los resultados de una encuesta sobre el estado de la opinión pública ante el sistema de pensiones, que además era comparable con la realizada en 1995.

    Dos son las razones que justifican la publicación de un nuevo volumen sobre el tema de las pensiones. En primer lugar, la oportunidad de hacer un primer balance sobre las reformas aplicadas a raíz del consenso del Pacto de Toledo. Según los autores, este balance no es positivo: las pensiones no se han quedado al margen de las querellas partidistas, se han llevado a cabo modificaciones totalmente ajenas a la lógica del sistema contributivo y las reformas introducidas no han tenido suficiente entidad como para producir efectos económicos a largo plazo. En segundo lugar, el espectacular crecimiento del empleo en la segunda mitad de la década de los noventa no se previó en los análisis que proliferaron en España alrededor del año 1995. El resultado ha sido que las proyecciones han fallado a corto y medio plazo, y ello obliga a preguntarse si las perspectivas del sistema de pensiones son ahora mejores. La respuesta de los autores es inequívoca: el problema del largo plazo sigue vigente, si no se ha agravado. En un sistema de pensiones de reparto, mayor empleo hoy implica mayores pensiones mañana sin contrapartida financiera. El trabajo rehace el escenario macroeconómico y demográfico elaborado en 1995 e introduce el factor de la mano de obra inmigrante.

    El informe, en la línea de los anteriores, defiende un cambio radical en los planteamientos sobre la reforma del sistema de pensiones, abogando por un sistema mixto que incluya pensiones públicas de reparto y pensiones privadas de capitalización. Más allá de algunos prejuicios, se trata de tomar las mejores decisiones para garantizar que los quince millones de ciudadanos que hoy están cotizando tengan asegurada su pensión futura.

  • La economía del arte

    NÚMERO 18

    El profesor de la Universidad de Zurich, Bruno Frey, al aplicar el análisis económico al arte, ha escrito una obra que sorprende e interesa. ¿Qué tiene la ciencia económica que decir sobre la creación de belleza?

    El trabajo del profesor Frey ilumina aspectos insospechados de las actividades culturales, extiende el análisis económico más allá del estudio de la mera producción de riqueza. La economía del arte no se limita a los aspectos financieros de la pintura, la música o la escena. Tampoco se basa en el supuesto de que los protagonistas y profesionales del mundo del arte se ocupan sólo de sus ingresos personales o del beneficio empresarial. El método de la economía del arte consiste en analizar todas las dimensiones del entorno artístico con ayuda del modelo de la «elección racional en un marco institucional», un modelo que busca entender el comportamiento humano atendiendo a los incentivos que se presentan a los individuos y las instituciones en las que operan. Con ayuda de ese modelo, que también podríamos llamar de la «lógica de la situación», Frey pretende contestar preguntas como las siguientes. ¿Por qué enseña el Museo del Prado en el edificio de Villanueva sólo el 15% de sus tesoros? ¿Cómo es que proliferan los festivales de música y teatro, y las exposiciones conmemorativas de grandes pintores, cuando los teatros de ópera, las salas de conciertos y los museos de pintura pasan tantos apuros económicos? ¿Se gana más dinero en el mercado del arte que en el de la bolsa? ¿Qué es lo que nos retiene de sustituir el Coliseo de Roma por un centro comercial o la Torre Eiffel por un rascacielos de oficinas?

    A quienes viven en el mundo del arte –pintores, cantantes, actores, directores de museo, responsables de teatros de ópera, gerentes de festivales, marchantes y dueños de galerías, coleccionistas privados o administradores de las políticas culturales públicas– interesará sobre todo el análisis de las razones que justifican la financiación pública de las artes. Para el profesor Frey, hay ciertos aspectos del bienestar proporcionado por las obras de arte y las representaciones artísticas que el mercado no refleja cabalmente. Estos fallos del mercado los clasifica bajo cinco encabezamientos: «valor de existencia», «de prestigio», «de opción», «de educación» y «de legado». Admitidas esas carencias, no deja Frey sin embargo de señalar los fallos del Estado, cuando éste intenta suplir lo que los precios no recogen. Sus matizadas conclusiones en esta materia del apoyo público a las artes no dejarán de sorprender e interesar a quienes defienden la superioridad y primacía del mecenazgo público en el campo estético.

Páginas