Documentos de trabajo


  • Offshoring and Intellectual Property Rights Reform

    Working Paper Series 05/11 (This Draft, June 28 2013)

    Clàudia Canals
    • This paper empirically assesses the responsiveness of US off-shoring to intellectual property rights (IPR) reforms in 16 coun-tries.
    • We construct a measure of US offshoring at the industry level based on trade in intermediate goods using panel data that co-vers 23 industries and 16 countries for the period 1973-2006. For each industry, we differentiate between broad offshoring and intra-industry offshoring (also known as narrow offshoring) activities. We conduct a difference-in-difference analysis using the IPR reform years proposed in Branstetter et al. (2006, Quar-terly Journal of Economics).
    • We find that following IPR reform, neither broad offshoring nor intra-industry offshoring intensities change for the typical US in-dustry at conventional levels of significance.
    • However, when we distinguish between high-tech (patent-sensitive) and low-tech (patent-insensitive) industries, we find that high-tech industries substantially expand their intra-industry offshoring activities, whereas low-tech industries do not change their intra-industry offshoring in a statistically significant way.
  • Vulnerabilidad de las economías emergentes

    Documento de trabajo 02/13

    Àlex Ruiz
    • A menudo, se tiende a valorar con excesiva complacencia la capacidad de respuesta de las economías emergentes ante una hipotética parada súbita de la entrada de capitales privados. Sin embargo, el episodio de 2008-2009 evidenció que dicha complacencia podría ser infundada. La actual situación presenta suficientes analogías con dicho episodio como para justificar una revisión del balance de riesgos en este ámbito.

    • A fin de verificar que se está minusvalorando un riesgo que puede tener efectos económicos significativos, el documento de trabajo:

      • Identifica las dos vulnerabilidades (o desequilibrios) claves que determinan tanto la probabilidad de sufrir una parada súbita de la entrada de capitales como la gravedad de la misma: un nivel insuficiente de reservas y un grado de endeudamiento externo excesivo.

      • Valora si los actuales niveles de reservas internacionales protegerían de un episodio similar al acaecido en 2008-2009.

      • Identifica países emergentes que, en función del análisis anterior, registran un perfil de riesgo frente a una hipotética parada súbita de la entrada de capitales.

    • Los resultados obtenidos apuntan a que las grandes economías emergentes, con una mayor capacidad de producir afectación sistémica, se benefician de una situación de reducidas vulnerabilidades externas. En claro contraste, los niveles de reservas y de deuda externa de otras economías emergentes sugieren que su vulnerabilidad frente a una parada súbita de la entrada de capitales es, potencialmente, más significativa.

  • Sareb: claves estratégicas

    Documento de trabajo 01/13

    Sandra Jódar-Rosell
    • Buena parte de las crisis bancarias se saldan con la creación de algún tipo de sociedad de gestión de activos que permita acelerar la reestructuración de aquellos sectores económicos más afectados por la crisis. En España, el acuerdo de asistencia financiera con el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) ha facilitado los fondos necesarios para adoptar esta solución, sentando las bases para completar la reestructuración del sistema bancario.

    • El "banco malo" español (Sareb) gestionará los activos problemáticos de las entidades que necesitan inyecciones de capital público, con el objetivo de maximizar su valor de recuperación a lo largo de un periodo de 15 años. Al completar el proceso de transferencia de activos, su balance sumará unos 56.500 millones de euros y operará con unos fondos propios de unos 4.500 millones de euros. De estos, el 25% será capital y el 75% deuda subordinada. A finales de 2012, la Sareb había captado 3.800 millones (el 55% provenien-tes de inversores privados). La participación pública se instrumenta a través del FROB.

    • Se estima que activos por un valor bruto de aproximadamente unos 130.000 millones de euros saldrán del balance de los bancos (casi un 32% de todo el crédito promotor concedido por el sistema bancario a diciembre de 2011). Los activos reales (adjudicados y en garantía de préstamos) vinculados a esta cartera de activos estarán compuestos en un 40% por edificios terminados, en un 13% por edificios en construcción, en un 26,5% por suelo urbano y en un 9% por otro suelo. El resto de activos son préstamos sin garantía real.

    • Los precios de transferencia conceden a la Sareb un margen de comercialización que parece razonable en el caso de la vivienda terminada, pero que es muy ajustado en el caso del suelo. Con estos precios, satisfacer los objetivos de rentabilidad anunciados dependerá de forma crucial de la calidad del crédito al promotor traspasado y de su gestión. Así, de materializarse la probabilidad acu-mulada de impago del escenario adverso de Oliver Wyman, y suponiendo una ratio LTV (loan-to-value, préstamo / valor del activo) del crédito traspasado del 80%, la Sareb debería lograr un margen promedio del 23% a lo largo del periodo en la venta de viviendas y suelo.

    • Adicionalmente, la Sareb podría sufrir la presión añadida del calendario de amortización de la deuda avalada, que deberá ser negociado con la troika. Para gestionar el gap de vencimientos, la Sareb puede segmentar muy cuidadosamente sus activos en distintos Fondos de Activos Bancarios y dar entrada a nuevos inversores.

    • En cualquier caso, la gestión del crédito promotor será el factor clave del proceso. Los deudores pueden tratar de renegociar sus préstamos para apropiarse de parte de los descuentos aplicados por la Sareb a las entidades cedentes. La Sareb deberá diseñar cuidadosamente los acuerdos de servicio para minimizar este riesgo, pues los ingresos del crédito al promotor sano serán imprescindibles para cubrir potenciales pérdidas en la venta de suelo.

  • Ajuste de capacidad en el sistema financiero español

    Documento de trabajo 09/12

    Inmaculada Martínez Carrascal
    • El número de oficinas bancarias aumentó en España un 18% entre 2001 y 2008. El crecimiento no fue homogéneo entre tipos de entidades: el sector de las cajas aumentó su número de oficinas en un 26% y los bancos en un 6%.

    • El crecimiento de oficinas estuvo claramente asociado al crecimiento del crédito. Las provincias con mayor expansión crediticia presentaron crecimientos de oficinas superiores a la media.

    • La crisis ha puesto de manifiesto que ese incremento del negocio no era sano: las provincias con mayor crecimiento del crédito son las que presentan mayor tasa de morosidad. Esta relación se cumple también a nivel de entidad, y aquellos grupos que más crecieron son también los que más activos problemáticos presentan. Las cajas nacionalizadas se sitúan en este grupo.

    • Tras el boom crediticio, el sistema bancario español ha empezado a ajustar su estructura: desde los niveles máximos y hasta junio de 2012, se ha reducido el número de oficinas y empleados en un 14% y un 13%, respectivamente.

    • La reducción de oficinas está siendo generalizada, afectando a la práctica totalidad de las entidades, y de forma más intensa a aquellas nacionalizadas o que se han fusionado.

    • En el corto plazo, los procesos de reestructuración exigidos por la Comisión Europea para las entidades receptoras de ayudas y la eliminación de duplicidades de redes en entidades fusionadas contribuirán a reducir aún más la capacidad instalada.

    • La comparación del nivel de estructura del sistema financiero español con el de otros países muestra un exceso en el número de oficinas, aunque el número de empleados está en línea con el resto. El mayor nivel de competencia, mayor porcentaje de pymes y menor penetración de internet ayudan a explicar, en parte, que existan más oficinas en España. De todos modos, alcanzar una estructura comparable a la de otros países requeriría una reducción del número de oficinas de alrededor de un 35% desde los máximos.

    • El ajuste en la estructura de los sistemas financieros es un proceso generalizado dentro de la Unión Europea y tampoco parece haber finalizado. En algunos países, el ajuste en oficinas ha sido próximo al 50%, pero son países con características distintas a España y su ajuste desde máximos no es extrapolable.

    • En el futuro inmediato, la oficina bancaria mantendrá su importancia como punto de asesoramiento y elemento potenciador de la vinculación del cliente, mientras que otras operaciones transaccionales más habituales se irán trasladando hacia otros canales.

Páginas