Compartir: 
Trump sorprende en EE. UU. y, en China, se mantienen las dudas sobre la voluntad reformistaTrump sorprende en EE. UU. y, en China, se mantienen las dudas sobre la voluntad reformista

Sorpresa electoral en EE. UU. Aunque la victoria de Trump no provocará un cambio en las perspectivas económicas estadounidenses a corto plazo (tras los buenos datos de actividad más recientes: PIB, ISM y mercado laboral), en los próximos trimestres, el impulso fiscal puede favorecer un mayor crecimiento del previsto. En sentido contrario, cabrá estar atentos a cómo se concreta la política comercial y de inmigración.

Sorpresa al alza del PIB de Japón. El PIB del 3T avanzó muy por encima de lo previsto tanto por CaixaBank Research como por el consenso de analistas. En términos intertrimestrales, creció un significativo 0,5% y, en términos interanuales, avanzó un 0,8%. Por componentes de demanda, la aceleración se debió a la sólida contribución de la demanda externa. Pero el consumo privado continuó avanzando débilmente y la inversión en equipo siguió mostrando un tono modesto. Así, la atonía de la demanda interna y las presiones deflacionistas suponen un reto capital para el país asiático.

En China aumenta la inflación, el comercio sigue en horas bajas y hay significativas novedades políticas. La inflación en octubre fue del 2,1% (1,9% en septiembre), el mayor registro de los últimos seis meses. Por su parte, el comercio exterior no despega: las exportaciones en el acumulado de 12 meses cayeron un –6,9% interanual (–6,8% en septiembre) y las importaciones cayeron un –7,7% (–9,2% en septiembre). En el plano político, el ministro de Finanzas y adalid de las reformas estructurales, Lou Jiwei, ha sido destituido. Esto parece indicar que el Ejecutivo chino prioriza el crecimiento a corto plazo por delante de las reformas.

Compartir: