Compartir: 
Una recuperación más generalizada entre los países miembros

El crecimiento prosigue en la eurozona, apoyado por la demanda interna. La Comisión Europea prevé un crecimiento del PIB del 1,7% en 2016 en la eurozona, una décima menos que el pasado otoño, a causa de unos vientos de cara (la ralentización de las economías emergentes) que soplan algo más fuerte que hace tres meses. Sin embargo, la recuperación continúa en la mayoría de países de la eurozona y esperamos que se refuerce este año con la prolongación de los apoyos del bajo precio del petróleo, de la depreciación del euro y de la política monetaria acomodaticia del BCE.

La tasa de paro de la eurozona descendió en diciembre hasta el 10,4%, lo que supone una mejora de 1 p. p. respecto a la cifra de un año antes. En 2016, prevemos que el paro continúe disminuyendo a la par que la recuperación económica, aunque a un ritmo ligeramente menor que en 2015.

Compartir: