Compartir: 
2019, un año complicado para la eurozona2019, un año complicado para la eurozona2019, un año complicado para la eurozona2019, un año complicado para la eurozona

2019, un año complicado para la eurozona. La economía de la eurozona cerró el año con un crecimiento modesto del PIB en el 4T 2019 (0,1% intertrimestral, 1,0% interanual) y el avance de la actividad en el conjunto del año se desaceleró hasta el 1,2% (1,9% en 2018). Por países, en el 4T Francia sorprendió negativamente con una contracción del 0,1% intertrimestral, la primera en más de tres años, mientras que el PIB de Italia también retrocedió (–0,3% intertrimestral). No obstante, estas caídas reflejaron, principalmente, el comportamiento de la acumulación de existencias, que tuvo una contribución marcadamente negativa al crecimiento de ambas economías (en Francia, el avance hubiera sido del +0,3% sin el lastre de las existencias).

La inflación de la eurozona, en cambio, aumentó en enero hasta el 1,4% (1,3% en diciembre). No obstante, este avance estuvo empujado por el crecimiento de los precios energéticos, que pasó del 0,2% en diciembre al 1,8% en enero. La inflación subyacente, por su parte, retrocedió hasta el 1,1% (1,3% en diciembre) y sigue sin dar señales de mejora sostenida.

El 31 de enero se produjo el brexit. El Parlamento Europeo aprobó el miércoles 29 de enero por una abrumadora mayoría (621 votos a favor, 49 en contra y 13 abstenciones) el acuerdo de salida pactado entre el Gobierno británico y la UE. Tras esta ratificación, el 31 de enero se produjo la salida del Reino Unido según este acuerdo, que detalla la contribución económica que debe hacer el Reino Unido a la UE por el divorcio, protege los derechos de los ciudadanos británicos que viven en la UE y los europeos que residen en Reino Unido, y evita una frontera dura en Irlanda del Norte. El Reino Unido y la UE tendrán 11 meses de transición para alcanzar un acuerdo sobre la nueva relación, y durante este tiempo el Reino Unido seguirá formando parte del mercado único y de la unión aduanera (para todos los detalles sobre las perspectivas véase el Focus “Las nuevas incógnitas del brexit”).

Economía portuguesa

Los indicadores económicos a principios de 2020 avanzan de forma considerable. En concreto, el indicador del clima económico creció un 2,2% interanual, 1 décima por encima del avance de diciembre. Ello se debió a la mejora en el sentimiento de las manufacturas y la construcción. Por otro lado, la producción industrial también mostró un buen desempeño, con un avance del 3,3% interanual en diciembre (0,4% en noviembre). En negativo, la confianza del consumidor empeoró ligeramente en enero (–7,8 puntos), aunque todavía se situó en niveles confortables.

El precio de la vivienda sigue aumentando. En diciembre de 2019, el valor de tasación de la vivienda alcanzó los 1.321 euros por metro cuadrado, alcanzando un máximo histórico. Asimismo, a lo largo del año, también fue destacable la aceleración en las tasas de avance. En concreto, en el conjunto de 2019 el precio de la vivienda aumentó un 7,5%, por encima del 5,8% de 2018.

2019 terminó con un déficit presupuestario de las Administraciones públicas por debajo de lo esperado (en perspectiva de caja). El déficit se situó en el 0,3% del PIB, mejorando el 0,5% previsto por el Gobierno para el total del año y también el registro del 2018 (-1,1%). Esta buena dinámica estuvo apoyada por un crecimiento de los ingresos muy superior al de los gastos (4,3% y 2,3%, respectivamente). De cara a 2020 esperamos una continuidad en la consolidación de las cuentas públicas, aunque algo más gradual que la ocurrida este pasado año.

Compartir: