Compartir: 
También disponible:
Pulso Económico SemanalEconomía europea
Alemania e Italia sufren mientras Francia resisteAlemania e Italia sufren mientras Francia resisteAlemania e Italia sufren mientras Francia resisteAlemania e Italia sufren mientras Francia resiste

Alemania e Italia sufren mientras Francia resiste. En el 2T 2019 el PIB cayó en Alemania (–0,1% intertrimestral), no creció en Italia (+0,0%) y aumentó en Francia (+0,3%). Por lo que se refiere al 3T, los indicadores de sentimiento que se van conociendo apuntan a un ritmo de actividad similar al del final del 2T. Así, el indicador de sentimiento de la eurozona, tras una nueva caída en julio, subió levemente en agosto, sin alejarse significativamente, no obstante, del mínimo de los últimos tres años. Además, si se tiene en cuenta el desplome del indicador IFO de actividad en Alemania en julio y agosto, hay que concluir que las perspectivas futuras en la eurozona siguen siendo poco halagüeñas si su principal economía entra en recesión, como parece estar haciendo. Para completar un escenario europeo complejo, los frentes geopolíticos siguen generando incertidumbre: a pesar de que las expectativas de formación de un nuevo gobierno en Italia son positivas, la decisión del Gobierno británico de suspender su Parlamento acercan al país hacia un escenario de hard brexit.

La inflación de la eurozona se mantuvo estable en agosto, en el 1,0%. Ello se ha dado a pesar de la moderación del componente energético, que en agosto cayó un 0,6% interanual (+0,5% en julio), puesto que ha sido compensado por el mayor dinamismo del componente de alimentación. Por su parte, la inflación subyacente también se mantuvo estable en un contenido 1,1%. Por países, la inflación general (no armonizada) se moderó en España, situándose en el 0,3% (0,5% en julio), mientras que en Portugal se incrementó en 2 décimas, aunque todavía se emplazó en terreno negativo (–0,1%) por segundo mes consecutivo.

Economía portuguesa

El PIB creció con fuerza en el 2T y los indicadores siguen apuntando a avances positivos en el 3T. El INE de Portugal confirmó un crecimiento del PIB del 0,5% intertrimestral en el 2T, y del 1,8% interanual. En términos interanuales, el desglose por componentes muestra una contribución menos negativa de la demanda externa que en el 1T (–0,6 p. p. frente a –2,3 p. p. en el 1T), lo cual compensó la desaceleración del consumo y la inversión (que contribuyeron 1,2 y 1,1 p. p., respectivamente). De cara a los próximos trimestres, el entorno externo más negativo comportará una desaceleración del PIB en la segunda mitad del año, aunque este seguirá marcando avances considerables. En este sentido, la confianza del consumidor mejoró en agosto por quinto mes consecutivo y el indicador del clima económico se estabilizó en un 2,3% interanual. Por sectores, destacó la mejora de la confianza en las manufacturas y la construcción, frente a los servicios y el comercio.

El mercado laboral sigue mejorando pero más lentamente. La tasa de desempleo descendió ligeramente hasta situarse en el 6,5% en julio (datos desestacionalizados), tras mantenerse en el 6,6% en los últimos tres meses. Asimismo, la tasa se emplazó 0,3 p. p. por debajo del registro de julio de 2018. Por su parte, el empleo siguió aumentando, pero lo hizo a un ritmo más lento que un año atrás (0,7% interanual, frente al 2,2%). Este menor dinamismo, no obstante, es lógico tras años creciendo a tasas elevadas (del 2,8% en el promedio de los últimos dos años).

El precio de la vivienda sigue aumentando. En julio, y según el valor de tasación, el precio de la vivienda se situó en los 1.283 euros por m2, lo que representa un crecimiento del 8,1% respecto al mismo mes del año anterior. El avance se da tanto en el precio de pisos como de casas, y se enmarca en un contexto de fuerte dinamismo del mercado inmobiliario nacional.

Compartir: