El PIB se recupera con fuerza en el 3T 2020

La economía se recuperó con fuerza en el 3T tras el periodo de confinamiento. Tras caer un 17,8% en el 2T, el PIB avanzó un significativo 16,7% intertrimestral en el 3T. Aunque el PIB aún se emplaza un 8,7% por debajo del nivel del mismo trimestre del año anterior, este registro confirma que la economía se reactivó de manera notable tras salir de las medidas de confinamiento que prevalecieron en el trimestre anterior. A pesar de ello, los datos del PIB de otros países de la eurozona que se han publicado esta semana (Alemania, Francia e Italia) muestran que la recuperación ha sido algo menor en nuestro país, posiblemente debido al fuerte y persistente impacto que está teniendo la pandemia sobre el sector turístico, un sector muy importante para nuestra economía.

Contingut disponible en
nota breve españa
Dato
  • En términos trimestrales, el PIB avanzó un 16,7% en el 3T tras la caída del 17,8% registrada en el 2T 2020. En términos interanuales, el PIB cayó un 8,7% (–21,5% en el 2T).
  • En términos interanuales, la demanda interna restó 7,8 p. p. al crecimiento y la demanda externa 0,9 p. p., una contribución 11,0 p. p. y 1,8 p. p. superior a la del trimestre anterior, respectivamente.
  • El número de horas efectivamente trabajadas, un indicador más fiable de la evolución del mercado laboral que los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo dadas las medidas adoptadas, disminuyó un 6,2% interanual (–24,9% en el 2T 2020).
  • El empleo, en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo (ETC), disminuyó un 5,5% interanual (–18,4% en el 2T 2020). En los últimos 12 meses, se han destruido 1.012.000 puestos de trabajo (ETC).
Valoración
  • La economía se recuperó con fuerza en el 3T tras el periodo de confinamiento. Tras caer un 17,8% en el 2T, el PIB avanzó un significativo 16,7% intertrimestral en el 3T. Aunque el PIB aún se emplaza un 8,7% por debajo del nivel del mismo trimestre del año anterior, este registro confirma que la economía se reactivó de manera notable tras salir de las medidas de confinamiento que prevalecieron en el trimestre anterior. A pesar de ello, los datos del PIB de otros países de la eurozona que se han publicado esta semana (Alemania, Francia e Italia) muestran que la recuperación ha sido algo menor en nuestro país, posiblemente debido al fuerte y persistente impacto que está teniendo la pandemia sobre el sector turístico, un sector muy importante para nuestra economía.
  • En términos trimestrales, el consumo privado rebotó de manera muy notable, un 20,7% (–10,4% interanual). En línea con la experiencia de los dos trimestres anteriores, la recuperación del consumo privado ha sido superior a lo que indica la sensibilidad histórica del consumo privado al PIB, debido a que el rebote del consumo se benefició, por un lado, de la recuperación de la actividad y, por el otro, del levantamiento de las restricciones a la movilidad. Con todo, los indicadores disponibles hasta la fecha acerca de la evolución del consumo privado en octubre muestran que el consumo podría estar resintiéndose del impacto de la nueva ola de contagio, por lo que no se puede descartar un cierto estancamiento, o incluso retroceso, en el tramo final del año. Por su parte, el consumo público mantuvo la tónica de los trimestres anteriores y avanzó un 1,1% intertrimestral. De este modo, tras crecer de manera ininterrumpida durante toda la crisis de la COVID-19, este componente del PIB ha pasado de representar alrededor del 19% del PIB en 2019 a un 22% en el 3T 2020.
  • La inversión también se recuperó, aunque con algo menos de fuerza que el consumo privado. Así, la formación bruta de capital fijo anotó un crecimiento del 19,9% intertrimestral, un registro muy notable pero que aún sitúa este componente un 11,9% por debajo del nivel del 3T 2019. Por componentes, destacó, en positivo, la fuerte recuperacíon de la inversión en equipo (39,4% intertrimestral, –11,4% interanual), pero, en negativo, la escasa recuperación de la inversión en construcción de vivienda residencial (15,4% intertrimestral, –20,5% interanual).
  • La recuperación de la actividad también se reflejó en el comportamiento de la demanda externa, con un avance de las exportaciones superior al de las importaciones. En términos intertrimestrales, las exportaciones crecieron un 34,3%, mientras que las importaciones lo hicieron un 28,4%. El avance de las exportaciones se debió principalmente al comportamiento de las exportaciones de bienes, que en el 3T ya se situaron tan solo un 4,6% por debajo del nivel de hace un año, y que se beneficiaron de la fuerte reactivación de la actividad de nuestros principales socios comerciales. Por su parte, las exportaciones de servicios aún registraron una caída del 42,8% interanual, posiblemente muy afectadas por la grave situación del sector turístico. De este modo, en el 3T, la demanda externa restó 0,9 p. p. al crecimiento interanual del PIB, un mejor registro que en el trimestre anterior (–2,7 p. p.).
  • La creación de empleo (ETC) se hizo eco de la mejora de las condiciones económicas y avanzó un 16,0% intertrimestral (–17,7% en el 2T). Sin embargo, este dato combina el efecto del aumento de las horas efectivamente trabajadas (crecimiento del 24,7% intertrimestral) con el aumento de la jornada media realizada en puestos de trabajo a tiempo completo (aumento del 7,5%) y que refleja el impacto de la disminución del número de ocupados sin trabajar. De este modo, en la actual coyuntura, la evolución de las horas efectivamente trabajadas constituye un indicador más fiable del comportamiento del mercado laboral.
  • La recuperación, aunque generalizada, ha sido heterogéna entre los distintos sectores. Entre los sectores que siguen más afectados destacan el del comercio, transporte y hostelería (–22,0% interanual), actividades artísticas, recreativas y otros servicios (–18,5% interanual), actividades profesionales, científicas y técnicas (–13,1% interanual) y de la construcción (–11,0% interanual). Por su parte, destacó la fuerte recuperación de la industria manufacturera, que registró una caída interanual del 4,0%, frente a la caída del 27,3% del 2T.
  • Los datos publicados hoy confirman que la economía es capaz de arrancar con fuerza una vez se levantan las restricciones a la movilidad. De este modo, en el 3T, la economía consiguió recuperar más de la mitad (un 58%) del nivel de producción que se había perdido entre el 4T 2019 y el 2T 2020 (el periodo que abarca desde el nivel de producción precrisis hasta la cota más baja de la crisis), un rebote muy fuerte y que no tiene parangón frente a las recuperaciones experimentadas en las últimas dos recesiones. Sin embargo, mirando hacia delante, los riesgos apuntan a la baja. La segunda oleada de contagios a la que se encuentra expuesta la economía global ha forzado la implementación de nuevas medidas de restricción a la actividad que probablemente lastren la recuperación de la economía en el 4T. El cuánto dependerá del éxito de las medidas que se han tomado hasta la fecha para frenar la evolución de la pandemia.