Compartir: 
De la cautela al tímido optimismoDe la cautela al tímido optimismo

De la cautela al tímido optimismo. Esta fue la trayectoria que vivió el sentimiento de los inversores durante la semana pasada. Los temores por parte de los inversores a un agravamiento de las tensiones geopolíticas entre Irán y EE. UU. cedieron tras la renuncia de Trump a una escalada bélica contra el país de Oriente Medio. Así, los inversores centraron su atención en la publicación de datos económicos mejores de lo esperado y en la proximidad de la firma de la primera fase del acuerdo comercial entre Pekín y Washington (prevista para esta semana). En este contexto, los principales índices bursátiles finalizaron la semana mixtos en Europa (EuroStoxx 50 +0,4%, Dax +2,0%, Ibex –0,8% y PSI +0,3%), y en nuevos máximos en EE. UU. (S&P 500 +0,9%). En la renta fija, los tipos de interés soberanos experimentaron ascensos en EE. UU. (+3 p. b.) y en Alemania (+8 p. b.), mientras que las primas de riesgo de la periferia de la eurozona registraron un descenso moderado en España y Portugal, y algo más acusado en Italia. Adicionalmente, en los mercados de crédito destacó el repunte de las emisiones de bonos corporativos en euros y en dólares, principalmente de aquellos con calificación de grado de inversión. En el ámbito de las materias primas, el precio del barril de Brent se abarató en torno a un 5%, tras el repunte de la semana anterior, ante la disminución de las tensiones en Oriente Medio y el comentario de la OPEP indicando que los ataques sobre Irak no afectarían a la producción de petróleo. Finalmente, en el mercado de divisas el euro se depreció frente al dólar y se situó en la frontera de los 1,11 dólares.

Los flujos de capitales hacia las economías emergentes se intensificaron en diciembre. Según el Instituto Internacional de Finanzas (IIF), estos países recibieron entradas netas de capital por valor de 30.700 millones de dólares, cifra superior a la de noviembre (19.900 millones), gracias al destensionamiento en el ámbito comercial y al entorno acomodaticio de la Fed y el BCE. Por regiones, Asia emergente lideró el destino de los flujos (58,3% del total), seguida de América Latina (25,7% del total). Asimismo, el IIF estima que en 2019 el conjunto de estos países recibió más de 310.000 millones de dólares, un 37% superior al cómputo de 2018.

Compartir: