Compartir: 
El ánimo de los inversores mejoró, aunque de forma moderadaEl ánimo de los inversores mejoró, aunque de forma moderada

El ánimo de los inversores mejoró, aunque de forma moderada. Segunda semana de recuperación de los mercados financieros a nivel global, tras el desplome inicial por los temores respecto al COVID-19 (coronavirus). Las noticias sobre la evolución del contagio del virus, los mensajes optimistas de la Fed y la estabilización de los datos macroeconómicos en EE. UU. favorecieron la confianza de los inversores y la preferencia por el riesgo. Así, los principales índices bursátiles avanzaron durante la semana pasada (S&P 500 +1,6%, EuroStoxx 50 +1,1% y MSCI Emerging Markets +1,3%) y se situaron alrededor de los niveles previos a la alerta sanitaria. Asimismo, los inversores aplaudieron la marcha favorable de los resultados empresariales del 4T 2019. En los mercados de renta fija, los tipos soberanos a 10 años se mantuvieron contenidos (+0 p. b. en EE. UU. y –2 p. b. en Alemania) y las primas de riesgo de la periferia de la eurozona se redujeron ligeramente en Portugal e Italia, mientras que el diferencial en España aumentó levemente por el cambio del bono de referencia a 10 años. En el mercado de divisas, el dólar continuó apreciándose frente a todos sus cruces, apoyado por su rol de activo refugio y la solidez de la economía estadounidense. El cruce con el euro se situó alrededor de los 1,08 dólares, el valor más bajo desde noviembre de 2017.

El petróleo baila al son de la incertidumbre sobre la demanda de crudo. Las dudas sobre el impacto que el COVID-19 puede tener sobre el consumo de petróleo en China llevaron al barril de Brent a registrar su precio mínimo desde finales de 2018 (53,1 dólares). En este sentido, la Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas en inglés) y la OPEP revisaron sustancialmente a la baja sus previsiones de consumo del petróleo para el 1T 2020 (–1,2 y –0,4 millones de barriles diarios, respectivamente, frente a las previsiones del mes anterior). Sin embargo, en el conjunto de la semana, el precio del barril de Brent aumentó en 3 dólares y cerró por encima de los 57 dólares, apoyado en una leve mejora del sentimiento inversor.

Los resultados empresariales mejoran las expectativas de los analistas. Aunque todavía no se ha completado la campaña de resultados del 4T 2019, las primeras conclusiones son favorables. El 74% de las compañías del S&P 500 que han publicado sus cifras han superado las previsiones del consenso de los analistas, que las habían rebajado intensamente por los efectos de las tensiones comerciales. En la eurozona, el porcentaje se sitúa en el 60%. Por sectores, destaca la mejora de los beneficios de las compañías tecnológicas y farmacéuticas del S&P 500, y de las utilities en la eurozona, frente a la ralentización de los beneficios en las empresas energéticas y de materias primas.

Compartir: