Compartir: 
El Banco de España actualiza las previsiones de crecimiento del PIB de España para incorporar el impacto de la COVID-19

El Banco de España actualiza las previsiones de crecimiento del PIB de España para incorporar el impacto de la COVID-19. La institución se hizo eco del elevado grado de incertidumbre que rodea cualquier tipo de previsión en la coyuntura actual y optó por presentar tres posibles escenarios. Según el organismo, el PIB podría caer entre un 6,8% y un 12,4% en el cómputo anual de 2020, en función de la duración de las medidas de confinamiento y la efectividad de las políticas económicas para limitar el impacto a largo plazo de la COVID-19. En el escenario más favorable, el confinamiento duraría 8 semanas y la efectividad de las políticas sería elevada, mientras que en el más pesimista, serían 12 semanas de confinamiento y una efectividad baja de dichas políticas. En relación con el impacto sobre las cuentas públicas, el organismo prevé que el déficit público en 2020 se sitúe en una horquilla de entre el 7,2% y el 11,0% del PIB. El aumento previsto del déficit sumado a la caída del PIB podría empujar la deuda pública en un rango entre el 109,9% del PIB y el 122,3%.

El Gobierno solicita la prórroga del estado de alarma hasta el 10 de mayo y aprueba más medidas para apoyar a empresas y trabajadores. El Gobierno amplió el radio de cobertura de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) por fuerza mayor a empresas de sectores esenciales que hayan visto parte de su actividad afectada por las medidas de confinamiento. Asimismo, los trabajadores fijos discontinuos, habituales en sectores de temporada como el turístico, podrán acogerse a un ERTE o recibir una prestación de desempleo de 90 días independientemente de si han cotizado. Entre otras medidas aprobadas se incluye la ampliación de la línea de avales del ICO al mercado de pagarés (además de los créditos bancarios incluidos anteriormente).

Compartir: