Compartir: 
El Eurogrupo anunció un paquete de medidas por 500.000 millones de euros

El Eurogrupo anunció un paquete de medidas por 500.000 millones de euros para ayudar a los Estados miembros de la eurozona a enfrentarse a la crisis de la COVID-19. En concreto, acordó la creación de una nueva línea de préstamos del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) de hasta un 2% del PIB de cada país para financiar el gasto sanitario (en total, un máximo de 240.000 millones). También acordaron la creación de dos fondos. El primero, de 25.000 millones de euros, para movilizar préstamos a pymes por valor de 200.000 millones a través del Banco Europeo de Inversiones (BEI). El segundo, de 100.000 millones, otorgará préstamos a los Estados para financiar planes de paro temporal. Finalmente, se informó que se estudiaría la creación de un fondo para ayudar a la recuperación de la economía europea.

El Banco de Francia prevé una fuerte caída de la actividad económica francesa en el primer trimestre del año. El banco central anticipa una contracción del PIB del 6,0% intertrimestral en el 1T 2020, debido a las medidas de contención puestas en marcha para contrarrestar los efectos del coronavirus. Antes de la expansión de la pandemia a nivel mundial, la previsión del banco era de un crecimiento del +0,1%. Se trata de un desplome de la actividad no ocurrido en el país desde las manifestaciones de 1968, cuando el PIB cayó un 5,3% intertrimestral en el 2T. La caída del PIB será aún mayor en el 2T 2020. En este sentido, la institución monetaria advirtió que cada quincena de confinamiento reduce el crecimiento anual del PIB francés en un 1,5%.

Economía portuguesa

Nuevas medidas para aliviar el impacto de la COVID-19 en Portugal. El Gobierno planea nuevas medidas de apoyo a las empresas a través de subvenciones directas, préstamos y garantías. Asimismo, también ha puesto en marcha líneas de crédito específicas para el sector de comercio y servicios (1.200 millones de euros) y han aumentado las ayudas a los autónomos (mediante pagos directos hasta un máximo de 635 euros) y a las empleadas del hogar.

Los indicadores de actividad empiezan a reflejar el impacto del coronavirus, aunque todavía de forma tímida. La facturación de la industria se contrajo un 2,0% interanual en febrero, como resultado tanto de la contracción del negocio interno como del externo. En la misma línea, el déficit comercial en bienes empeoró en febrero (en 170 millones de euros mensuales), hasta los 20.200 en el acumulado de 12 meses (9,5% del PIB). Este deterioro se debió a la moderación en el ritmo de avance tanto de las importaciones como de las exportaciones y es posible que ya refleje algunos de los impactos de la epidemia de la COVID-19.

Compartir: