Compartir: 
El ritmo de actividad sigue cediendo en los emergentesEl ritmo de actividad sigue cediendo en los emergentes

El ritmo de actividad sigue cediendo en los emergentes. En octubre, el indicador sintético de actividad de los emergentes elaborado por el Instituto Internacional de Finanzas (IIF) volvió a retroceder, con lo que la breve recuperación del ritmo de actividad del primer tramo de 2019 parece haberse truncado definitivamente. Más allá de factores idiosincráticos, los emergentes están afrontando una compleja tesitura de empeoramiento de expectativas, datos reales a la baja y presión financiera que responde al recrudecimiento o mantenimiento de diferentes “vientos de cara” que los afectan (en particular, incertidumbre geopolítica, desaceleración del comercio mundial y evolución a la baja del precio de muchas materias primas).

Datos de actividad mixtos en EE. UU. en el 4T. En el lado positivo, tenemos el sólido avance de las ventas minoristas en octubre, lo que sugiere que el consumo privado seguirá respaldando el crecimiento del país en el tramo final del año. Asimismo, el índice manufacturero elaborado por la Fed de Filadelfia avanzó por encima de lo esperado en noviembre, aunque todavía por debajo del promedio del 3T. En el lado negativo, el índice de producción industrial descendió más de lo previsto en octubre, aunque en este caso parte del retroceso se debió a la huelga de 40 días de General Motors. Por su parte, el índice manufacturero elaborado por la Fed de Nueva York también defraudó en noviembre, con un descenso que lo emplazó por debajo del promedio del 3T. Así pues, los más recientes indicadores de actividad muestran una desaceleración de la economía estadounidense en el 4T, que podría ser algo superior a la prevista por CaixaBank Research.

Compartir: