Compartir: 
El sentimiento económico global se hunde bajo los efectos de la pandemia

El sentimiento económico global se hunde bajo los efectos de la pandemia. En abril, el indicador compuesto PMI descendió hasta los 26,5 puntos, valor mínimo desde que se publica la serie. Por lo que se refiere a la composición sectorial, la actividad de los servicios, muy afectados por los confinamientos generalizados, está cayendo en mayor medida que la de las manufacturas. Por países, cabe destacar que muchos de ellos se han situado en zonas totalmente inauditas (el indicador PMI compuesto de la India, por ejemplo, se situó en los 7,2 puntos).

La tasa de desempleo estadounidense se sitúa en el 14,7% en abril, el máximo nivel desde la Gran Depresión.La tasa de paro aumentó más de 10 p. p. desde marzo. El impacto de la crisis del coronavirus sobre el mercado laboral ya se evidenciaba desde hacía semanas en los récords históricos de solicitudes de desempleo semanales. En este contexto de intenso daño económico, a finales de abril se empezaron a relajar las condiciones de confinamiento, aunque de forma desigual (California, Massachusetts o Nueva York aún mantienen importantes restricciones a la actividad).

Las exportaciones chinas cogen un poco de aire y crecen un 3,5% interanual en abril. El repunte parece obedecer a factores transitorios, como un efecto de base favorable (las exportaciones cayeron hace un año) y la acumulación de existencias y pedidos pendientes a los que no se pudo dar salida en los meses anteriores. Las importaciones, por su parte, cayeron un notable 14,2% interanual (–1,0% en marzo). De cara a los próximos meses, prevemos que las exportaciones vuelvan a contraerse, puesto que la demanda global continuará siendo muy débil.

Compartir: