Share: 
La confianza del consumidor de la eurozona retrocede mientras prosigue el ajuste fiscalLa confianza del consumidor de la eurozona retrocede mientras prosigue el ajuste fiscalLa confianza del consumidor de la eurozona retrocede mientras prosigue el ajuste fiscal

La confianza del consumidor de la eurozona retrocede mientras prosigue el ajuste fiscal. En concreto, el índice de confianza del consumidor empeoró ligeramente en abril y se situó en los –7,7 puntos. Se trata de un dato peor de lo esperado y que rompe con una tendencia de mejora entre diciembre y marzo. Ello sugiere que el consumo de los hogares ha reducido su dinamismo en el primer tramo del 2T (para facilitar la comparación, el índice tuvo un promedio de –6,9 puntos en el 4T 2018 y el consumo privado creció un modesto 1,0% interanual). Por otra parte, el déficit público de la eurozona volvió a disminuir en 2018, hasta situarse en el 0,5% del PIB, 5 décimas por debajo del nivel de 2017. Ello favoreció la reducción de la deuda pública, del 87,1% del PIB en 2017 hasta el 85,1% en 2018. Con todo, es importante destacar las importantes diferencias entre países (menor deuda en Alemania y mucho mayor en Grecia e Italia).

Economía portuguesa

El deterioro del saldo corriente prosiguió en febrero. El déficit de la balanza por cuenta corriente se situó en los 1.900 millones de euros (acumulado de 12 meses), equivalente al 1,0% del PIB, y muy por encima del registro del año pasado (en el 0,3% del PIB). Esta diferencia se debió al deterioro del déficit de bienes, puesto que los saldos tanto de la balanza de servicios como de rentas se mantuvieron prácticamente constantes a lo largo del año. Por su parte, la balanza de capital permaneció en terreno positivo y más que compensó el déficit por cuenta corriente. En concreto, el saldo conjunto se situó en el +0,1% del PIB en febrero.

La cartera de crédito del sector privado sigue contrayéndose. Particularmente, la caída fue del 2,5% interanual en febrero, explicada, en gran parte, por la contracción del crédito a las sociedades no financieras (–5,6% interanual). Al mismo tiempo, aunque en menor grado, la cartera de crédito a las familias disminuyó un 0,6% interanual, debido a la contracción de la cartera de crédito a la vivienda (–1,4% interanual), mientras que el crédito al consumo continuó creciendo de forma robusta, un 9,4% interanual.

Share: