Share: 
El crecimiento de la eurozona repuntó en el 1TEl crecimiento de la eurozona repuntó en el 1TEl crecimiento de la eurozona repuntó en el 1TEl crecimiento de la eurozona repuntó en el 1T

El crecimiento de la eurozona repuntó en el 1T. Así, el PIB avanzó un 0,4% intertrimestral (1,2% interanual), 2 décimas por encima del dato del 4T 2018. El dato sorprendió en positivo, ya que los modestos registros de algunos indicadores y los problemas del sector industrial apuntaban a que continuaría la moderación del crecimiento. A falta de conocer el desglose, la pujanza de las ventas minoristas y del sector servicios es indicativa de que el dinamismo de la demanda interna ha podido ser algo mayor de lo esperado. Entre los países de los que disponemos de datos, destacaron España (0,7% intertrimestral, véase la sección de Economía española) y Francia (0,3%). El PIB de Italia aumentó un 0,2%, un dato modesto, pero que se produjo tras dos trimestres consecutivos de crecimientos intertrimestrales negativos. La única nota discordante de la semana fue el índice de sentimiento económico de la eurozona (ESI), que bajó 1,6 puntos en abril castigado por la menor confianza en el desempeño del sector manufacturero.

La inflación en la eurozona repuntó en abril hasta el 1,7%, 2 décimas por encima del registro del mes anterior. Ello se debió, en buena parte, a la aceleración de la inflación subyacente, que excluye los precios energéticos y de alimentos no elaborados, que avanzó un 1,3% interanual, 3 décimas por encima del mes anterior. Por países, la inflación general (no armonizada) aumentó tanto en España, situándose en el 1,6% (1,3% en marzo), como en Portugal, donde subió 1 décima, hasta el 0,9%.

Economía portuguesa

Indicadores de actividad positivos. La confianza del consumidor se situó en los –9,5 puntos, 2 décimas por encima del registro del mes anterior. La mejora refleja una situación financiera más favorable de las familias y del país en los próximos 12 meses, e interrumpe la tendencia de deterioro de los últimos seis meses. En la misma línea, el indicador de clima económico, que resume el sentimiento en la industria, en el consumo y en la construcción y los servicios se mantuvo prácticamente estable en los 2,3 puntos. Por el contrario, el índice de producción industrial apuntó a unas perspectivas algo menos favorables, ya que se contrajo nuevamente en marzo (–7,6%). Aunque ello se debió, en buena parte, a la fuerte caída en la producción de energía (sector muy volátil), otros sectores también tuvieron desempeños negativos.

El mercado de trabajo sigue recuperándose, aunque de forma más gradual. La tasa de desempleo disminuyó hasta el 6,4% en marzo, –1 p. p. frente al registro de un año antes, y el nivel más bajo desde mediados de 2002. Por su parte, la población empleada siguió aumentando, aunque más moderadamente (1,1% interanual, frente al 2,3% en el promedio de 2018).

Share: