Share: 
La producción industrial no arranca en la eurozonaLa producción industrial no arranca en la eurozonaLa producción industrial no arranca en la eurozona

La producción industrial no arranca en la eurozona. En abril, esta descendió un 0,4% interanual, una caída algo menor que en el mes de marzo (–0,7%), pero todavía considerable. De esta forma, en 5 de los últimos 6 meses, este índice ha mostrado un crecimiento negativo, lo que muestra la debilidad del sector manufacturero europeo. Por países, las notas positivas vinieron de la mano de España, cuya producción industrial registró un crecimiento interanual del 1,4% (–3,5% en marzo), y de Francia, con un avance del 1,0% (–0,8% en marzo). En cambio, Alemania volvió a ser la nota negativa con una caída del 3,4% (–2,3% en marzo). En su conjunto, estos datos apuntan a que el sector manufacturero europeo no ha dejado atrás sus dificultades, en buena parte ligadas a unas exportaciones más modestas por el menor dinamismo global y a las vulnerabilidades del sector del automóvil. Todo ello sugiere un crecimiento de la economía de la eurozona muy moderado en el 2T.

Economía portuguesa

El Banco de Portugal mantiene su previsión de crecimiento anual para 2019 (en el 1,7%), pero revisa a la baja en 1 décima su previsión para 2020 (en el 1,6%). Según la institución, la demanda interna se mantiene como el factor de apoyo del crecimiento y destaca la revisión al alza de la inversión para 2019. Para 2020-2021, el Banco de Portugal estima un avance promedio anual del 1,6% en consonancia con el potencial de crecimiento del PIB portugués, lo que refleja la entrada de la economía en una fase más madura del ciclo.

La construcción de viviendas sigue recuperándose. En el 1T 2019 se finalizaron 3.005 nuevas viviendas, lo que representa un avance interanual del 8,4%. Se trata de un avance todavía considerable, a pesar de la significativa moderación frente a los trimestres anteriores, cuando se registraron ritmos de expansión superiores al 20%. Asimismo, la información sobre visados de obra nueva es indicativa de que el mercado inmobiliario sigue siendo dinámico. Ello facilitará la reducción de la brecha entre la demanda y la oferta de viviendas. En concreto, en los primeros cuatro meses del año, se concedieron 7.326 visados de obra nueva, un +16,5% interanual.

Las nuevas operaciones de crédito aumentaron un 0,4% en los cuatro primeros meses del año. Con todo, este registro está condicionado por efectos de base desfavorables en el caso de las empresas, donde se produjo una caída del 1,7% interanual de los nuevos préstamos (relacionados con una operación crediticia de elevado importe realizada en enero de 2018). Con la corrección de este efecto, el total de la nueva producción habría crecido un 5,5% interanual. Por su parte, en el caso de las familias, las nuevas operaciones de crédito a la vivienda se desaceleraron en el acumulado de los primeros cuatro meses (5,6% interanual, frente al 19,6% en 2018) y se contrajeron en el caso del crédito al consumo (–2,9% frente al +9,3% en 2018).

Share: