Share: 
Los datos de actividad de EE. UU. siguen apuntando a avances económicos significativos, aunque más moderados que en el 1TLos datos de actividad de EE. UU. siguen apuntando a avances económicos significativos, aunque más moderados que en el 1T

Los datos de actividad de EE. UU. siguen apuntando a avances económicos significativos, aunque más moderados que en el 1T. Así, las ventas minoristas para el mes de junio sorprendieron al alza (3,8% interanual, 0,7% intermensual, las subyacentes). En la misma línea, el índice manufacturero elaborado por la Fed de Nueva York aumentó considerablemente en julio, aunque ello estuvo precedido por un dato muy débil el mes de junio, que había situado el índice en territorio recesivo. Por su parte, el estudio de campo que elabora regularmente la Fed (Beige Book) continuó avalando crecimientos económicos positivos en los meses de mayo y junio, aunque claramente inferiores a los ocurridos a principios de año.

La desaceleración no se detiene en China. En concreto, el PIB avanzó un 6,2% interanual en el 2T 2019, lo que supone una ralentización de 2 décimas respecto al registro del 1T. Se trata de una desaceleración que ya se anticipaba, ante el menor dinamismo del sector industrial (que pasó de crecer un 6,1% interanual en el 1T al 5,8% en el 2T), y la mayor incertidumbre comercial por las tensiones con EE. UU. En los próximos trimestres esperamos que la economía china continúe desacelerándose, aunque de forma gradual puesto que las autoridades del país seguirán estimulando la economía. En este sentido, China cuenta con margen de maniobra en política monetaria (menor en política fiscal tras la notable expansión fiscal del 1T) para implementar nuevas medidas expansivas que permitan evitar una desaceleración abrupta.

Share: