Share: 
Also available in:
Weekly Economic PulseEuropean economy
La demanda externa, detrás de la desaceleración de la eurozonaLa demanda externa, detrás de la desaceleración de la eurozona

La demanda externa, detrás de la desaceleración de la eurozona. Así, según la nueva estimación realizada por Eurostat, el PIB de la eurozona avanzó un 0,2% intertrimestral en el 2T 2019, y un 1,2% en términos interanuales. Por componentes, la demanda interna contribuyó en 1,1 p. p. al crecimiento interanual del 2T (1,4 p. p. descontando la contribución negativa de las existencias), algo por debajo del 1T (1,3 p. p.). En cambio, la demanda externa volvió a flaquear y su contribución al crecimiento interanual fue nula (igual que en el 1T), afectada por la desaceleración de las exportaciones. De cara al 3T, los indicadores de actividad apuntan a que la ralentización de la eurozona continuará debido a la prolongación de la contracción manufacturera y a los problemas del sector exterior, que están lastrando de forma intensa la economía alemana.

Nuevo retraso del brexit a la vista. La Cámara de los Comunes aprobó una ley para forzar una extensión del artículo 50 (y retrasar el brexit hasta enero de 2020) si el acuerdo de salida con la UE sigue sin ratificarse antes del 19 de octubre. Así, un brexit duro quedaría bloqueado, al menos a corto plazo. No obstante, aunque también se rechazó la convocatoria de elecciones anticipadas para octubre, esperamos que estas se convoquen a lo largo de los próximos meses. En este sentido, un nuevo Parlamento con mayoría pro-brexit podría apoyar una futura salida sin acuerdo.

Economía portuguesa

La deuda pública disminuyó ligeramente en julio hasta situarse en los 251.000 millones de euros, 200 millones menos que en junio. La caída en los costes de financiación del país explica buena parte de esta reducción, puesto que el Estado realiza una gestión activa de los vencimientos, con una disminución de la deuda a corto superior al incremento en la deuda a largo. Por su parte, el déficit presupuestario hasta julio se situó en el 0,4% del PIB, lo que supone una clara mejora con respecto al déficit del 2,3% de un año atrás. Esta mejora se debió a un aumento de los ingresos muy superior al de los gastos (del 6,5% y 1,6% interanual, respectivamente). Sin duda, este esfuerzo de consolidación presupuestario también apoyará la reducción de la deuda pública, que en la actualidad se sitúa en el 122,1% del PIB.

Share: