Share: 
Also available in:
Weekly Economic PulseFinancial markets
Sigue mejorando el apetito por el riesgoSigue mejorando el apetito por el riesgo

Sigue mejorando el apetito por el riesgo. El sentimiento de los inversores se mantuvo relativamente optimista en una semana marcada por las negociaciones comerciales y el brexit. Las expectativas sobre los avances en ambos terrenos y su impacto en la economía global favorecieron los flujos hacia los activos de mayor riesgo. Así, los principales índices bursátiles de las economías desarrolladas subieron (S&P 500 +1,2% y EuroStoxx 50 +1,3%), respaldados además por la publicación de resultados empresariales mejores de lo previsto en el 3T. Por su parte, los tipos de interés soberanos de EE. UU. y Alemania se mostraron muy estables en la semana de la reunión del BCE y a la espera de la de la Fed (29-30 de octubre). En el mercado de divisas, la libra fue la que más se debilitó de entre las economías avanzadas, tras las numerosas votaciones en el Parlamento británico referentes al brexit. Entre las economías emergentes, el peso argentino perdió más de un 2% de su valor frente al dólar en la semana en que, tal y como se esperaba, Alberto Fernández ganó las elecciones presidenciales. En el mercado de materias primas, el precio del barril de Brent repuntó por encima de los 62 dólares, aupado por las expectativas de un acuerdo comercial entre Washington y Pekín y por las informaciones que apuntan que la OPEP podría aumentar los recortes de producción en su reunión de diciembre.

El BCE defiende el estímulo de septiembre en el adiós de Draghi. Como se esperaba, y tras las importantes medidas anunciadas en septiembre (especialmente, el recorte del tipo depo hasta el –0,50% y la reanudación de las compras netas de activos a un ritmo de 20.000 millones de euros mensuales), no hubo novedades de política monetaria en la reunión de octubre. De hecho, el BCE centró su reunión en constatar que los indicadores siguen confirmando la persistencia de un escenario de crecimiento bajo, inflación débil e incertidumbre elevada y, por todo ello, la institución defendió las decisiones tomadas en septiembre y reiteró la necesidad de que la política fiscal dé un paso al frente. Además, los miembros del BCE pidieron unidad y dejar atrás el desacuerdo exhibido el mes anterior. Por otro lado, dado que la de octubre fue la última reunión con Mario Draghi al frente del BCE (su mandato concluye el día 31 y Christine Lagarde tomará el relevo en noviembre), gran parte de la rueda de prensa posterior estuvo dedicada a valorar su legado. En este sentido, Draghi defendió la política de tipos de interés negativos y las otras medidas de política monetaria no convencional, mientras que también se le recordó el apodo de ‘Super Mario’ y las tres palabras (Whatever it takes, lo que haga falta) con las que será recordado por poner fin, en 2012, al miedo a la ruptura de la eurozona.

Share: