Share: 
Los indicadores de sentimiento de EE. UU. siguen apuntando a una desaceleración de la actividad en el 4T

Los indicadores de sentimiento de EE. UU. siguen apuntando a una desaceleración de la actividad en el 4T, aunque de momento no es preocupante. El índice de sentimiento empresarial (ISM) de manufacturas de noviembre descendió ligeramente desde cotas ya bajas (48,1 puntos, por debajo de los 50 puntos). Con todo, es importante mencionar que la huelga de General Motors es un factor que pesó en negativo en este dato. Por su parte, el ISM de servicios también disminuyó (–0,8 puntos, hasta los 53,9 puntos) aunque esta cifra todavía se emplaza considerablemente por encima del umbral de los 50 puntos. Por otro lado, en el ámbito laboral, la creación de empleo de noviembre fue mucho más sólida de lo previsto (266.000 puestos de trabajo) y de lo que es de esperar en una economía en pleno empleo, y la tasa de paro se mantuvo en un contenido 3,5%.

Las exportaciones chinas se contrajeron de nuevo en noviembre. En concreto, estas (medidas en dólares) cayeron un 1,1% interanual (–0,9% en octubre). Destacó especialmente la caída de las exportaciones hacia EE. UU. (–23,0% interanual), lo que apunta a que los aranceles continúan lastrando el sector exterior chino. Con vistas a los próximos meses, esperamos que la evolución de las exportaciones chinas continúen siendo modestas debido al enfriamiento de la demanda global, aunque el avance de las negociaciones comerciales con EE. UU. podría amortiguar su tendencia bajista.

Brasil y Turquía crecen más de lo esperado. En Brasil el aumento del PIB en el 3T fue del 1,2% interanual, debido a la recuperación del consumo y de la inversión. En términos generales, parece que el país se está beneficiando de la mejora de la confianza (internacional y doméstica) tras la aprobación de la reforma de las pensiones, que avala la agenda reformista del Gobierno. Turquía, por su parte, creció un 0,9% interanual. Aunque el dato (y la composición del crecimiento) sugiere que el ajuste macroeconómico está yendo más rápido de lo previsto, persisten dudas sobre el crecimiento futuro, ya que el saneamiento empresarial no se ha completado, el país es vulnerable a los riesgos geopolíticos y la apelación a la financiación exterior sigue siendo elevada.

Share: