Share: 
Also available in:
Weekly Economic PulseFinancial markets
Los mercados recibieron con optimismo las noticias del principio de acuerdo comercial entre EE. UU y ChinaLos mercados recibieron con optimismo las noticias del principio de acuerdo comercial entre EE. UU y China

Los mercados recibieron con optimismo las noticias del principio de acuerdo comercial entre EE. UU y China. En una semana repleta de catalizadores de relevancia (reuniones de la Fed y el BCE, elecciones en Reino Unido y las propias negociaciones comerciales), los inversores aplaudieron el principio de acuerdo comercial con un aumento de la preferencia por los activos de mayor riesgo. En concreto, la mejora del sentimiento inversor se incrementó gradualmente a lo largo de las sesiones, para finalizar con el repunte generalizado de los índices bursátiles a nivel mundial (el índice MSCI All World alcanzó su nivel máximo histórico). En los mercados de renta fija, los mensajes de la Fed y el BCE aportaron estabilidad a los tipos soberanos en EE. UU. y en Alemania. Por su parte, las primas de riesgo de la periferia de la eurozona se estrecharon, mientras que Fitch mantuvo el rating soberano de España en A–. En los mercados de divisa, la libra esterlina se apreció notablemente frente al dólar tras las elecciones en Reino Unido (véase la sección de Economía europea). Finalmente, en este contexto, el precio del barril de Brent se mantuvo estable en torno a los 64 dólares.

Lagarde mantiene el rumbo de Draghi en su debut al frente del BCE. Como se esperaba, en el estreno de Christine Lagarde al frente del BCE, el Consejo de Gobierno no modificó los parámetros de política monetaria y reforzó el compromiso con el paquete de estímulo anunciado en septiembre. Estas decisiones se sustentaron en la visión de que los últimos datos continúan señalando un crecimiento débil y una inflación contenida, aunque Lagarde apuntó que se observan signos de mejora en algunos indicadores. De este modo, y en un entorno de persistencia de la incertidumbre y de riesgos bajistas, el BCE reiteró la necesidad de mantener unas condiciones financieras favorables por un largo periodo de tiempo. Por otro lado, la nueva presidenta anunció que en enero se iniciará un proceso de revisión estratégica de la política monetaria del BCE que terminará a finales de 2020.

La Reserva Federal no mueve los tipos de interés y sugiere que no lo hará hasta 2021. En la reunión mantenida el pasado martes y miércoles, la institución monetaria decidió mantener el tipo de interés objetivo en el intervalo 1,50%-1,75%. Asimismo, tanto la actualización del cuadro macroeconómico como las palabras del presidente Jerome Powell apuntaron a que la Fed no tiene previsto ajustar los tipos de interés próximamente, pues consideran que sus niveles actuales son coherentes con un crecimiento moderado, un mercado laboral robusto y la inflación alrededor de su objetivo.

Share: