Share: 
El cisne negro asesta un duro mazazo a la economía chinaEl cisne negro asesta un duro mazazo a la economía china

El cisne negro asesta un duro mazazo a la economía china. En el agregado de enero y febrero, la producción industrial cayó un 13,5% interanual (el consenso de los analistas era del –3,0%) y las ventas minoristas se desplomaron un 20,5% interanual (el consenso de los analistas esperaba un –4,0%). Estos datos de actividad excepcionalmente bajos (los primeros que se publican en China tras la epidemia del COVID-19 en este trimestre) reflejan que la parálisis de la economía entre mediados de enero y finales de febrero ha sido mucho más intensa de lo que se podía prever y que ha sido generalizada más allá de la provincia de Hubei (la provincia que concentraba la mayor parte de infectados por el virus). Estos datos apuntan a una contracción de la economía china en el 1T sin precedentes en los últimos 40 años. Con todo, la disminución de nuevos infectados por COVID-19 en los últimos días sugiere que lo peor ya ha quedado atrás y que poco a poco la economía se vuelve a poner en marcha. Así, esperamos un fuerte rebote en la segunda mitad del año, apoyado además por el estímulo que realizarán las autoridades del país.

EE. UU. anuncia fuertes estímulos para paliar los efectos del COVID-19, lo que se une a las medidas monetarias extraordinarias de la Fed (véase la sección de Mercados). La semana pasada el Gobierno anunció la intención de aumentar de forma sustancial las medidas económicas en la lucha contra el coronavirus. Estas podrían consistir en pagos directos a los ciudadanos (por valor de 500.000 millones de dólares), ayudas a los sectores más afectados y a las pymes (por un total de 500.000 millones de dólares más). En total, el estímulo fiscal podría alcanzar 1 billón de dólares, lo que representa más de un 5% del PIB. En este contexto, los primeros indicadores que conocemos para el mes de marzo ya empiezan a notar los efectos del virus. El índice manufacturero elaborado por la Fed de Nueva York cayó de forma pronunciada, hasta los –21,5 puntos (el mínimo desde marzo de 2009). En la misma línea, las solicitudes de desempleo de la semana del 8 al 14 de marzo aumentaron considerablemente. Una tendencia que irá a más a medida que distintas formas de confinamiento se vayan extendiendo a los estados del país americano.

Share: