El PIB de China crece en el 4T a un ritmo superior al de antes de la pandemia

El PIB de China creció un 2,6% en el 4T 2020 respecto al 3T 2020 (previsión CaixaBank Research:+2,7%). El dato interanual, 6,5%, ha sido superior al 4,9% del 3T y a la previsión de CaixaBank Research (6,1%). Además, este registro quedó por encima de los niveles de crecimiento prepandemia (6,0%). Con este dato, el PIB de China registró un avance del 2,1% en el conjunto de 2020 (+6,0% en 2019), lo que la convierte en la única de las grandes economías que habrá exhibido una tasa de crecimiento positiva en 2020.

Content available in
Notas breves sobre China
Dato
  • El PIB de China creció un 6,5% interanual en el 4T 2020. La tasa de variación intertrimestral del 4T se situó en el +2,6%. El dato queda por encima de la previsión del consenso (6,0%) y de la previsión de CaixaBank Research (6,1%).
Valoración
  • El PIB de China creció un 2,6% en el 4T 2020 respecto al 3T 2020 (previsión CaixaBank Research:+2,7%). El dato interanual, 6,5%, ha sido superior al 4,9% del 3T y a la previsión de CaixaBank Research (6,1%). Además, este registro quedó por encima de los niveles de crecimiento prepandemia (6,0%). Con este dato, el PIB de China registró un avance del 2,1% en el conjunto de 2020 (+6,0% en 2019), lo que la convierte en la única de las grandes economías que habrá exhibido una tasa de crecimiento positiva en 2020.
  • La evolución de nuestro indicador de actividad, que estima la evolución de la economía a través de indicadores relacionados de forma directa con la actividad económica del país, como el consumo eléctrico o las ventas de coches, sugiere que la recuperación está en consonancia con lo que indican los datos oficiales (nuestro indicador sube 0,75 puntos respecto al 3T y apunta a una aceleración de magnitud similar).
  • Los datos de actividad de diciembre, que se publicaron a la vez que el dato de PIB, apuntan a una recuperación sólida. Así, la producción industrial subió un robusto 7,3% interanual (7,0% en noviembre) que supera lo esperado y supone la máxima tasa de crecimiento desde marzo de 2019. En contraste, las ventas minoristas crecieron un 4,6% (5,0% en noviembre), algo menos de lo esperado, aunque hay que considerar efectos de base, ya que noviembre y diciembre de 2019 tuvieron una actividad robusta. Asimismo, la inversión en activos fijos subió un 2,9% en 2020, algo por debajo de lo esperado, con una desaceleración en diciembre (el 5,1% interanual frente al 9,4% de noviembre).
  • De cara a los próximos meses, esperamos que la economía china asiente su recuperación con un mayor protagonismo del consumo privado, que debería ayudar a reducir la excesiva dependencia de la inversión. Las condiciones financieras seguirán siendo favorables, gracias en parte a las políticas expansivas de los bancos centrales de las grandes economías que, con tipos muy bajos, aumentan el atractivo de los activos chinos, con un rendimiento más alto. Esto debería permitir relajar los estímulos públicos en 2021 de un estado que ha visto aumentar su endeudamiento en los últimos años y reemprender la necesaria reducción de las deudas de baja calidad que había empezado en enero de 2020 y que se interrumpió por la pandemia.
  • El XIX Congreso del Partido Comunista reconoce que, pese al éxito de la lucha contra la pandemia, los desequilibrios de la economía china permanecen y sigue siendo necesario un mayor énfasis en el consumo privado y las exportaciones de valor añadido.
  • Tras la publicación de estos datos, los riesgos sobre nuestra previsión de crecimiento de la economía china en 2021, en torno al 8,3%, se mantienen equilibrados.
Etiquetas
China
Crecimiento económico