La industria farmacéutica española

La industria farmacéutica es un sector clave y estratégico de la economía española, como ha evidenciado la pandemia. En los últimos 25 años, el sector ha ganado una enorme relevancia, convirtiéndose en un importante motor de las exportaciones españolas y de la inversión privada en I+D. A pesar de ello, su capacidad productiva aún tiene margen de mejora. Es deseable que el futuro de la industria española se una más estrechamente a la industria farmacéutica y apueste por su crecimiento, ya no solo por motivos estratégicos, sino por razones puramente económicas, al tratarse de una industria extremadamente competitiva y con gran capacidad de generar empleo de calidad que contribuiría a la modernización de la economía. 

Contenido disponible en
Industria farmacéutica. Photo by Louis Reed on Unsplash.

La irrupción de la COVID-19 ha golpeado duramente a la cadena de suministros global, provocando el desabastecimiento de algunos productos (principalmente bienes intermedios) y tensiones en los precios. Este ha sido, y sigue siendo, el caso de los microchips o semiconductores, cuya escasez está generando disrupciones en las cadenas de montaje de automóviles europeas.18 Otro de los sectores donde estas disrupciones fueron más intensas y evidentes fue el farmacéutico: desde el inicio de la pandemia hasta mediados del año pasado, sufrimos la escasez de ciertos productos farmacéuticos, como kits de testeo (PCR y antígenos) y mascarillas, sin olvidar la carestía de vacunas durante el primer tercio de 2021. Todo ello evidenció que la industria farmacéutica es un sector clave que carece de toda la capacidad necesaria para asegurar un cierto grado de independencia del exterior, lo cual pone de manifiesto la necesidad de apostar definitivamente por desarrollarlo, teniendo en cuenta que es extremadamente productivo y competitivo tanto en España como en el resto de la UE.

  • 18. Véase el artículo «La oferta global de chips: de disrupciones y de nuevas tendencias» en el Dossier del Informe Mensual de febrero de 2022.
Caracterización de la industria farmacéutica

La industria farmacéutica no es un sector de enormes dimensiones en la economía española, si bien tampoco es residual. Según datos de Contabilidad Nacional de 2019, la industria farmacéutica generó de manera directa 6.846 millones de euros de valor añadido bruto (VAB), el 0,6% del total de la economía española. Se trata del octavo sector industrial más grande del país, el cual genera un 5% del VAB de la industria manufacturera.  

Como cualquier actividad económica, la industria farmacéutica genera actividad de manera indirecta (por el efecto arrastre), gracias a sus importantes ramificaciones sobre otros sectores, como el sanitario y el del comercio minorista, a través de la gran red de farmacias presente en España. Según nuestros cálculos, el efecto arrastre de la industria farmacéutica es del 76%, lo que implica que, por cada 100 euros de valor añadido que genera de manera directa, el sector contribuye a generar 76 euros adicionales en otros sectores.

Si cabe destacar a la industria farmacéutica de manera especial, es indispensable mencionar su destacado papel en las exportaciones y en la inversión en I+D. Concretamente, los productos farmacéuticos fueron el cuarto producto más exportado de España en 2020, sumando el 4,9% de las exportaciones de bienes totales (12.777 millones de euros).19 En cuanto a la inversión en I+D, se trata de un sector motor que, según datos del INE, movilizó el 4,9% de la inversión total en 2020 (8,8% si se excluyen las Administraciones públicas y universidades) y supone cerca del 20% de la inversión en I+D en la industria manufacturera.

  • 19. Solo las categorías TARIC 87-Vehículos automóviles, 84-Máquinas y aparatos mecánicos, y 85-Aparatos y material eléctricos acumularon más exportaciones en 2020 que la categoría 30-Productos farmacéuticos.
p26

Además, la industria farmacéutica es considerablemente productiva, con un valor añadido bruto por empleado más de dos veces superior al del promedio de la economía española y al del conjunto de la industria manufacturera. Esta gran productividad nace de varios factores, entre los que podríamos citar: (i) la gran proporción de personal cualificado, con un 62% de su personal ocupado con titulación superior (el promedio de España se sitúa en el 45%); (ii) la valiosa palanca que ha supuesto la gran inversión en I+D realizada por el sector, y (iii) el destacable peso de las grandes empresas, siendo el segundo sector industrial con mayor porcentaje de empresas de más de 250 empleados (18% frente al 1% para el conjunto de la economía). 

La industria farmacéutica es considerablemente productiva, con un valor añadido bruto por empleado más de dos veces superior al del promedio de la economía española.

Respecto a este último factor, tal y como se puede observar en el siguiente gráfico, el papel de las grandes empresas es crucial, no solo en número, si no en lo que respecta a la cifra de negocios y al empleo. Además, su gran concentración de facturación confirma la enorme productividad que aportan al conjunto del sector: el hecho de que sea un sector de grandes empresas es clave para que se trate de un sector altamente competitivo. 

Principales magnitudes de la industria farmacéutica según el número de empleados

Última actualización: 11 abril 2022 - 16:33
El dinamismo del sector farmacéutico español en las últimas décadas

Como hemos visto, las características de la industria farmacéutica revelan que, para su pequeño peso dentro de la economía española, es un sector extremadamente relevante y competitivo. Sin embargo, no hace tanto, su capacidad era considerablemente inferior a la que muestra en la actualidad: la transformación acometida por sus empresas para ganar competitividad y su apertura al exterior han sido dos factores de crecimiento que lo han convertido en uno de los sectores industriales más dinámicos en la economía española.

La transformación de las empresas farmacéuticas para ganar competitividad y su apertura al exterior han convertido al sector en uno de los más dinámicos de la economía española.

Tal y como se muestra en los siguientes gráficos, el crecimiento de la industria farmacéutica en los últimos 25 años ha sido sustancial. Tanto el VAB como, sobre todo, las exportaciones de productos farmacéuticos crecieron a un ritmo considerablemente superior al del promedio de la economía española y al de la industria manufacturera. Concretamente, el VAB del conjunto de la economía creció a un ritmo promedio del 2,1% anual entre 1995 y 2019, mientras que, en el mismo periodo, el VAB de la industria farmacéutica creció a un ritmo del 5,6% anual (más del doble). También es destacable que, según nuestras estimaciones, el VAB del sector no cayó en el año 2020, sino que creció un 2,1%. Por su parte, la evolución de las exportaciones ha sido similar, con un ritmo de crecimiento en los últimos 25 años que ha duplicado el del total de las exportaciones (10,7% vs. 5,4%), lo que ha permitido que el sector pase de suponer apenas el 1,4% de las exportaciones nacionales en 1995 al 4,9% en 2020. 

Incremento de la relevancia_1

Última actualización: 11 abril 2022 - 16:37

Exportaciones de productos farmacéuticos

Última actualización: 11 abril 2022 - 16:37
El sector farmacéutico durante la pandemia

Para el conjunto de la economía española, la pandemia ha supuesto un shock sin precedentes, sin embargo, la industria farmacéutica apenas sufrió dificultades. Tanto fue así que, durante el mes de mayo de 2020, mes en el que los ERTE se aplicaron de manera más intensa, la proporción de empleos afectados por ERTE en el sector apenas alcanzó el 1,6% del total, mientras que, en el conjunto de la industria manufacturera, la proporción alcanzó el 16,4%. Este no es el único dato que nos ayuda a inferir el impacto casi nulo de las restricciones sobre el sector: el resto de los indicadores de actividad arrojaron lecturas positivas en el conjunto del año 2020, tal y como se puede observar en el gráfico de la página siguiente. En 2021, la tónica positiva se intensificó, a excepción de las exportaciones, anotando crecimientos aún más elevados que en 2020 y con un registro de cierre de año particularmente fuerte en producción, empleo, cifra de negocios e incluso en exportaciones, que sufrieron especialmente durante el 3T 2021 pero que repuntaron con fuerza a finales de año.

Indicadores de coyuntura de la industria farmacéutica

Última actualización: 11 abril 2022 - 16:38

Las excelentes cifras de la industria farmacéutica desde 2020 han venido cimentadas por el gran crecimiento de la demanda, no solo la exterior, si no que la demanda doméstica también ha sido un claro revulsivo para que la industria haya alcanzado registros muy positivos. Uno de los canales a través del cual se canaliza la demanda doméstica es la amplia red de farmacias existente en España, que ha disfrutado de incrementos muy destacables en sus ventas, gracias al gran crecimiento de la demanda de fármacos ligados a tratamiento de los síntomas de la COVID-19, la venta masiva de mascarillas y, más recientemente, la venta de test de antígenos. Según los indicadores de actividad de tarjetas CaixaBank, la facturación de los comercios retail de productos farmacéuticos creció un 23% en 2020 y se moderó un 1,2% en 2021, aunque cerró el año con un avance del 33% en diciembre. Esta gran interrelación de la producción y de la red de comercio minorista doméstica añade aún más interés al desarrollo de la industria farmacéutica, puesto que pone de relieve su potencial de generación indirecta de crecimiento económico.

Uno de los canales a través del cual se canaliza la demanda doméstica es la amplia red de farmacias existentes en España, que ha disfrutado de incrementos muy destacables en sus ventas.

Actividad de tarjetas CaixaBank en farmacias

Última actualización: 11 abril 2022 - 16:39
Apostar por el crecimiento de la industria farmacéutica

A pesar de que la industria farmacéutica ha sido un sector particularmente dinámico en las últimas décadas, todavía no es un referente a nivel europeo.Si bien, en términos absolutos, la industria farmacéutica española es la quinta de mayor tamaño de la eurozona, tras Alemania, Francia, Bélgica e Italia, su peso en la economía nacional (0,6% del VAB) se sitúa cerca, pero por debajo, del promedio de la eurozona (0,7%), tal y como se puede observar en el siguiente gráfico, y lejos de los casos destacados de Bélgica (2,5%) y Eslovenia (2,9%), ambos mercados afectados por un efecto sede.20

Además, a pesar de ser una industria que genera un volumen importante de exportaciones, España presenta históricamente un déficit en su balanza comercial de productos farmacéuticos. Concretamente, en 2020, las exportaciones de este tipo de productos alcanzaron el 1,1% del PIB, mientras que las exportaciones, el 1,6%. Este déficit comercial viene, principalmente, de los intercambios con el resto de la UE, EE. UU. y China, mientras que exportamos a Suiza, nuestro segundo socio comercial más importante, un 30% más de lo que importamos. Estos datos apuntan, de nuevo, a que la capacidad de producción de la industria farmacéutica en España es aún mejorable, a la luz del gran déficit con el resto de la UE, pero presenta un grado de competitividad y especialización interesante, lo que la hace capaz de alcanzar un superávit comercial con uno de los productores más potentes del mundo como es Suiza, con una industria farmacéutica de mayor tamaño que la alemana.

También es relevante estudiar en qué medida la producción de productos farmacéuticos depende del exterior. Para ello, analizamos la balanza comercial de las materias primas químicas (CNAE 201 y 205), claves en la producción de productos farmacéuticos. En este apartado, España también registra un déficit comercial, aunque la dependencia de mercados de fuera de la UE se inclina mucho más hacia China e India, dos exportadores de materias primas químicas claves a escala global. 

  • 20. Datos no disponibles para Irlanda. Se calcula el promedio de la eurozona utilizando a los 18 países con datos disponibles.

Balanza comercial de productos farmacéuticos en 2020

Última actualización: 11 abril 2022 - 16:40

Balanza comercial de productos químicos en 2020

Última actualización: 11 abril 2022 - 16:40

En conclusión, a pesar de la elevada competitividad y dinamismo de la industria farmacéutica española, aún tiene un gran margen para alcanzar un papel más relevante en la economía nacional, algo que se ha hecho evidente durante la pandemia, con la falta de capacidad de producción de productos clave y su consecuente desabastecimiento en 2020. No se debe dejar que la industria farmacéutica gane protagonismo únicamente por sus propios medios, algo que ya ha demostrado ser muy capaz de hacer gracias a su destacada competitividad: debe potenciarse su papel tanto a nivel estratégico, dotando de capacidad de producción a un sector clave, como a nivel económico, al ser un sector de alto valor añadido, muy productivo, inversor, exportador y capaz de generar empleo de gran calidad. 

En el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia se contemplan acciones que podrían potenciar el crecimiento de la industria farmacéutica en los capítulos 12 (Política industrial 2030) y 18 (Renovación y ampliación de las capacidades del Sistema Nacional de Salud), con una propuesta para revisar la regulación sobre el desarrollo de medicamentos e incrementar la inversión en I+D. Con ello, el enorme protagonismo de la industria farmacéutica durante la pandemia podría pasar a ser, más que una anécdota, una oportunidad para dotar al sector de las herramientas necesarias para seguir creciendo y ganando relevancia en la economía española.

Etiquetas