¿Por qué faltan trabajadores en Portugal?

Contenido disponible en
Vânia Duarte
12 de enero de 2022
Photo by Nuno Silva on Unsplash

Aunque los indicadores apuntan a una sólida recuperación de la actividad económica en los próximos trimestres, algunos factores pueden limitar la velocidad de la recuperación económica. Entre ellos, destacan las interrupciones en las cadenas de suministro mundiales, derivadas de los problemas de transporte y la escasez de algunos componentes, y la crisis energética, con la subida de los precios de la electricidad y el consiguiente aumento de los costes de producción. Otro factor, al que se ha prestado menos atención, pero que también puede limitar la velocidad de recuperación de la actividad, es el desajuste que se ha ido generando entre la demanda y la oferta en el mercado laboral. En concreto, las vacantes no cubiertas han crecido de forma constante desde finales de 2020, superando las 42.800 en el 3T 2021, el nivel más alto de la serie. Las empresas de la industria y la construcción señalan que la falta de mano de obra está siendo un obstáculo para su actividad.

Este aumento de los puestos de trabajo sin cubrir contrasta con la evolución de la actividad económica, que, si bien se ha recuperado con fuerza, aún se encuentra un 2,4% por debajo del mismo periodo de 2019.

Portugal: puestos de trabajo vacantes versus PIB

El número de vacantes no cubiertas ha aumentado en todos los sectores. Destaca especialmente el de comercio y reparación de vehículos, donde la cifra de vacantes se elevó en el 3T hasta 11.300 puestos, concentrando casi el 30% del total de vacantes, y más del doble de las registradas en el 3T 2019. Asimismo, las vacantes en la industria manufacturera y en el sector de las TIC no solo registran un crecimiento interanual muy elevado (+91,8% y 64%, respectivamente), sino que ya superan los niveles anteriores a la pandemia. En sectores como transporte y almacenamiento y alojamiento y restauración, las vacantes están por debajo de los niveles anteriores a la pandemia (–40,7% y –23,5%, respectivamente), pero en ambos se está produciendo un intenso crecimiento, del 14,6% y del 147,5% interanual, respectivamente. El caso del sector de alojamiento y restauración es aún más llamativo ya que –excluido el año 2019, máximo de la serie y que puede justificarse por el récord del turismo en ese año– la cifra de vacantes es la más alta pese a que la actividad turística aún se encuentra por debajo de los niveles de 2019.1

  • 1. El número de huéspedes en los establecimientos de alojamiento turístico en el 3T 2021 fue un 31,2% inferior al del 3T 2019.
Portugal: puestos de trabajo vacantes por sector

Varios factores pueden explicar este comportamiento. Uno de ellos está relacionado con el desajuste en el mercado laboral entre la formación requerida por las empresas y las cualificaciones de los candidatos, lo que puede explicar el aumento de las vacantes de empleo no cubiertas en sectores como el de las TIC. La escasez de mano de obra en estas actividades es especialmente preocupante: la COVID-19 ha contribuido a un fuerte avance del trabajo a distancia y del consumo de servicios digitales, lo que ha aumentado la demanda de perfiles laborales digitales. Al mismo tiempo, empresas extranjeras han estado contratando en Portugal personal cualificado en esta área, aprovechando el uso del teletrabajo, lo que ha agravado su escasez. No obstante, este no es un problema exclusivo de Portugal: en 2019, casi el 60% de las empresas europeas que buscaban especialistas en TIC tuvieron dificultades para cubrir las vacantes.2

Otra razón puede ser el impacto de la pandemia en los flujos de inmigración. El número de inmigrantes permanentes, que venía creciendo desde 2015, sufrió en 2020 una caída sustancial (–7,7%, equivalente a 5.565 inmigrantes menos).3 Asimismo, la población activa extranjera también cayó en 2020 (–3,5%), quebrando la trayectoria ascendente iniciada en 2018. Sin embargo, este comportamiento responde principalmente a una situación temporal, y la normalización de la actividad debería impulsar de nuevo estos flujos migratorios, lo que mitigaría el aumento de las vacantes no cubiertas en sectores como el alojamiento y la restauración, actividades administrativas y de servicios de apoyo, el comercio o incluso la construcción, que son las actividades con mayor presencia de mano de obra inmigrante.

Por último, los temores de contagio de la pandemia entre los trabajadores siguen siendo relevantes y afectan en mayor medida a los sectores que implican un contacto más directo con las personas, como el alojamiento y la restauración o las actividades de apoyo social. Por lo tanto, es posible que algunas personas anteriormente empleadas en estos sectores, ante el riesgo sanitario y la gran incertidumbre que supone la aplicación de las medidas de contención de la pandemia, hayan buscado empleo en otros sectores de actividad. Además, no hay que descartar el posible impacto de los cambios en los patrones de consumo en la demanda de determinados tipos de profesionales: por ejemplo, la proliferación del comercio electrónico ha contribuido a una mayor demanda en el sector del transporte y la logística.4

En los próximos años, con el proceso de transformación y digitalización de la economía, se espera un aumento de la demanda de trabajadores con determinadas cualificaciones, especialmente en los campos STEM,5 como analistas de datos, especialistas en big data o especialistas en clima y medio ambiente. Asimismo, la aplicación del PRL en un periodo de tiempo tan corto puede aumentar la escasez de recursos humanos, especialmente en el sector de la construcción. Al mismo tiempo, será importante reciclar a los trabajadores que actualmente realizan tareas más rutinarias, ya que parte de este trabajo se automatizará en el futuro. De hecho, se estima que alrededor del 40% de la mano de obra que existía en Europa en 2018 necesitará adquirir nuevas competencias en el futuro, porque más del 20% de las tareas que realizan actualmente podrían ser sustituidas por la tecnología.

En este sentido, es posible que el desajuste entre la de­­manda y la oferta en el mercado laboral se agrave en ausencia de políticas que inviertan esta trayectoria. Por ello es fundamental mejorar la empleabilidad de los trabajadores adaptando la oferta de formación académica y técnica a las necesidades del mercado laboral y crear programas públicos para aumentar la cualificación o recualificación de los trabajadores, como el Programa Upskill (para la recualificación de los profesionales de las áreas de programación) o Empleo + Digital (para la recualificación de las personas en activo). Al mismo tiempo, resulta clave que las empresas desempeñen un papel activo y proporcionen a sus empleados medios para recualificar sus competencias. Asimismo, se podrían poner en marcha incentivos para los inmigrantes, no solo para mitigar la escasez de mano de obra, sino también para compensar el envejecimiento de la población portuguesa y diversificar los conocimientos.

  • 2. Véase Comisión Europea (2021). «Joint Employment Report 2021».
  • 3. Para más información, véase BCE (2021). «Labour supply developments in the euro area during the COVID-19 pandemic». Boletín Económico 7/2021.
  • 4. Véase McKinsey & Company (2021). «Navigating the labor mismatch in US logistics and supply chains».
  • 5. Siglas en inglés para Science, Technology, Engineering y Mathematics. Se estima un potencial de creación de empleo neto del 25% entre 2018 y 2030 en Europa en este ámbito. Para más información, véase McKinsey Global Institute (2020). «The future of work in Europe».
Vânia Duarte
Etiquetas