Consumo
Actividad y crecimiento

El consumo en España: superando lo peor de la pandemia

El consumo en España se está recuperando a mayor velocidad que en crisis anteriores. Ello se pone de manifiesto en el monitor de consumo elaborado por CaixaBank Research con datos internos. En el mes de octubre, nuestro indicador de consumo ya se situaba un 13% por encima del mismo mes de 2019.

Contenido disponible en
Màxim Ventura Bolet
p2

El consumo en España se está recuperando a mayor velocidad que en crisis anteriores. Ello se pone de manifiesto en el monitor de consumo elaborado por CaixaBank Research con datos internos. En el mes de octubre, nuestro indicador de consumo ya se situaba un 13% por encima del mismo mes de 2019. El levantamiento de la mayoría de las restricciones en el 2T 2021 preparó el terreno para la recuperación del consumo,3 especialmente en aquellos sectores más afectados por las restricciones (ocio, restauración y turismo), tal y como recoge nuestro monitor de consumo.  Asimismo, en 2021 esta recuperación se ha visto apoyada por la activación de la demanda embalsada que se acumuló durante los meses más duros de la pandemia y por la notable mejora tanto del mercado laboral como de la confianza del consumidor, elementos que seguirán impulsando el consumo en 2022 y 2023.

  • 3. Para conocer más detalles sobre qué sectores se han beneficiado más de este rebote en el consumo, véase el artículo «¿Qué sectores se han beneficiado más de la demanda embalsada?», en este mismo informe.
Los factores de fondo invitan al optimismo en 2022 y 2023

El desplome del consumo durante la crisis sanitaria provocada por la COVID-19 fue mucho mayor al acontecido durante la crisis financiera y de deuda soberana de 2008-2014. Ello se debe en gran parte a que los factores que deprimieron el consumo en uno y otro periodos recesivos son muy distintos. Durante las crisis de 2008-2014, los mayores determinantes fueron la caída de la renta bruta disponible y, en menor medida, el aumento de la incertidumbre asociada al devenir de la situación económica.1 En cambio, durante la crisis de 2020, las principales protagonistas han sido las restricciones a la actividad y a la movilidad (véase el gráfico de la página siguiente).2

  • 1. Véase el Dossier «La recuperación del consumo en España: factores explicativos y perspectivas» en el Informe Mensual del mes de octubre de 2017.
  • 2. Las contribuciones a la variación del consumo real se obtienen a partir de un modelo sencillo de primeras diferencias estimado mediante mínimos cuadrados ordinarios, donde las variables explicativas (las tres primeras expresadas en términos reales) son la renta bruta disponible, la riqueza financiera, el tipo de interés (euríbor 12 meses) y la confianza del consumidor. Siguiendo las metodologías del BCE y el Banco de España, la contribución de las restricciones se estima como el residuo del modelo (corregido por su error de previsión histórico). Véase «COVID-19 and the increase in household savings: precautionary or forced?» en el Boletín Económico del BCE 06/2020 y «El ahorro de los hogares durante la pandemia y sus posibles efectos sobre la reactivación futura del consumo» en el Boletín Económico 1/2021 del Banco de España.

España: determinantes del consumo de los hogares

Contribución a la variación intertrimestral del consumo real (p. p.)
España: determinantes del consumo de los hogares
Notas: (*) Variación intertrimestral (%). Datos en términos reales. Fuente: CaixaBank Research, a partir de datos del INE, el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, el Banco de España y el BCE.

Gasto presencial de tarjetas españolas en TPV de CaixaBank según tipo de comercio

Última actualización: 13 diciembre 2021 - 10:17

Respecto a la demanda embalsada, durante los próximos trimestres esta jugará un papel especialmente importante en las rentas altas, que son las que generaron más exceso de ahorro durante 20204 y, según nuestras estimaciones, son las que todavía tienen un colchón más amplio para mantener un ritmo de crecimiento del consumo relativamente elevado para sus estándares. Concretamente, estimamos que en 2021 han materializado en forma de consumo menos de la mitad del exceso de ahorro que acumularon,5 por lo que tienen margen para que su consumo siga creciendo de forma notable en 2022.6

En cuanto al mercado laboral, esperamos que su recuperación se afiance y se acabe cerrando el 2022 y el 2023 con un crecimiento del empleo del 2,7% y del 2,1%, respectivamente. Ello será el elemento clave sobre el que se seguirá sustentando el crecimiento de la renta de los hogares, que esperamos que registre un aumento del 8,5% acumulado en el periodo 2022-2023.

Otro elemento que también contribuirá al crecimiento del consumo es la mejora en la confianza del consumidor, que se ha recuperado de forma muy notable, sobre todo, gracias a la exitosa campaña de vacunación. Aunque no descartamos que se puedan producir nuevas olas de contagios, confiamos en que la presión hospitalaria se mantendrá acotada los próximos meses gracias a la efectividad de las vacunas y al elevado porcentaje de población vacunada que se ha alcanzado en España. Ello debería permitir que en los próximos meses no se tengan que aplicar restricciones a la movilidad y a la actividad tan severas como las que tuvimos hasta la pasada primavera. Esta es una de las principales hipótesis sobre la que se sustenta nuestro escenario macroeconómico. En este sentido, uno de los principales riesgos que lo rodean es la eventual aparición de nuevas variantes del virus que reduzcan la efectividad de las vacunas.

Además de los tres factores mencionados anteriormente, también creemos que el consumo se verá respaldado por el mantenimiento de unas condiciones financieras acomodaticias, ya que no esperamos que el BCE empiece a aumentar los tipos de interés hasta 2024.7 Todo ello favorecerá la nueva producción de crédito al consumo para financiar, sobre todo, la adquisición de bienes duraderos. Finalmente, el plan de recuperación europeo NGEU también impulsará el consumo en los próximos trimestres. El plan de recuperación y transformación europeo tiene como uno de sus principales objetivos fomentar la movilidad sostenible y la rehabilitación de viviendas para promover el ahorro energético, lo que también espoleará el consumo de bienes duraderos como, por ejemplo, coches eléctricos y aparatos de climatización más eficientes energéticamente.

  • 4. Véase el artículo «Consumo y demanda embalsada: ¿cuál es el perfil del consumidor estrella en la recuperación?», en este mismo informe.
  • 5. Véase el artículo «Endeudarse o no endeudarse: un dilema que depende de lo ahorrado durante la pandemia», en este mismo informe.
  • 6. Desde CaixaBank Research estimamos que la demanda embalsada contribuirá 1,2 p. p. al crecimiento del PIB en 2022.
  • 7. Nuestra previsión del euríbor 12 meses para 2022 y 2023 es del –0,35% y –0,27%, respectivamente.
Los frenos a la recuperación

Aunque esperamos que la recuperación del consumo siga siendo sólida en los próximos años, en los últimos meses han aparecido algunos frenos que le quitarán algo de brillo. Por un lado, en la segunda parte del año los precios de la energía, tanto de la electricidad como de los combustibles, han subido de manera acusada. El aumento de estos precios reduce el poder de compra de los hogares, lo que acaba limitando la capacidad de recuperación del consumo. Pese a que esperamos que los precios de la energía vayan normalizándose a lo largo de 2022, prevemos que el impacto sobre el crecimiento del consumo en dicho año se situará alrededor de los 0,7 p. p.8

Por otro lado, el fuerte aumento de la demanda a nivel internacional durante los últimos meses ha generado cuellos de botella en las cadenas globales de distribución, lo que está limitando la capacidad de recuperación de la oferta. De este modo, en los próximos meses el crecimiento del consumo también se verá limitado por el alargamiento de los plazos de entrega que se están produciendo en algunos productos de gran consumo, como los vehículos, y por el alza de precios debido a los desajustes entra la oferta y la demanda en algunos sectores. De todas formas, de acuerdo con los últimos indicadores disponibles, esperamos que estas restricciones empiecen a desvanecerse a partir del 2T 2022, por lo que el impacto final sobre la recuperación del consumo esperamos que sea limitado.9

En definitiva, los frenos que han aparecido recientemente quitarán algo de vigorosidad a la recuperación del consumo, pero los factores de fondo que lo apoyan son sólidos, por lo que esperamos que este registre tasas de crecimiento relativamente elevadas tanto en 2022 como en 2023, del 5,7% y 3,6%, respectivamente.

  • 8. Estimación a partir de un modelo semiestructural de equilibrio general con 9 ecuaciones estimadas y 14 ecuaciones auxiliares que a corto plazo está determinado por la demanda, mientras que a largo plazo la demanda y oferta agregadas se igualan. Para más detalles, véase «Modelo semiestructural de CaixaBank Research para España», Documento de Trabajo 01/21
  • 9. Según estimaciones de CaixaBank Research, los cuellos de botella restarán 0,3 p. p. al crecimiento del PIB en 2022.

Aunque a un ritmo más moderado, esperamos que el crecimiento del consumo siga siendo dinámico los próximos años gracias al apoyo de varios factores, como la movilización de la demanda embalsada durante la pandemia, la recuperación del mercado laboral, la mejora de la confianza del consumidor, el mantenimiento de unas condiciones financieras acomodaticias y el impulso que supondrán los fondos Next Generation EU. Así, pese a que han aparecido algunos factores que quitarán algo de brillo a la recuperación, como la crisis energética y las tensiones en las cadenas de distribución globales, esperamos que el ritmo de crecimiento del consumo acabará siendo dinámico los próximos dos años, con un avance del 5,7% en 2022 y del 3,6% en 2023.

Màxim Ventura Bolet
Etiquetas
Consumo
COVID-19
España