Inmobiliario

El sector inmobiliario coge impulso

En 2021 se alcanzó un hito difícil de imaginar un año atrás: la vacunación masiva de gran parte de la población en los países avanzados. Aunque se están produciendo nuevas olas de contagios, en los países en los que los niveles de vacunación de la población son más elevados es de esperar que no se tengan que volver a restricciones a la actividad y a la movilidad tan severas como las que marcaron el compás de la evolución económica desde el estallido de la pandemia.

Contenido disponible en
p0

 

  • En este contexto de recuperación, en España el sector inmobiliario ha destacado por su buen desempeño, especialmente en lo que respecta a la demanda. Así, estimamos que las compraventas de vivienda podrían cerrar el año alrededor de las 545.000, una cifra no registrada desde el año 2008. De cara a 2022, algunos de los factores que han estimulado la demanda recientemente perderán cierto impulso, de modo que prevemos que las compraventas retornen a niveles similares a los de antes de la pandemia, en torno a las 500.000.
  • La oferta, por su parte, se encuentra más rezagada en relación con el enérgico crecimiento de la demanda, pero también se va sumando a la recuperación. Este desajuste entre una demanda pujante y una oferta más lánguida se ha traducido en un repunte de los precios de la vivienda, especialmente de la obra nueva. Un repunte que puede tener cierta continuidad en los próximos trimestres como consecuencia del encarecimiento de los costes de construcción y la escasez de ciertos materiales, ligado a los cuellos de botella en las cadenas de suministros globales. Además, las condiciones de financiación favorables seguirán apoyando la inversión inmobiliaria. Así, para el año 2022 prevemos un avance promedio del precio de la vivienda de alrededor del 4% (valor de tasación). Sin embargo, con la vista puesta más a medio plazo, a medida que la nueva oferta se vaya incorporando al mercado y se disipen esas tensiones sobre el abastecimiento de determinadas materias primas, los precios deberían volver a una senda de crecimiento más acorde con la evolución de la renta de las familias.
  • En este sentido, varias voces alertan de los riesgos de que se esté gestando una burbuja inmobiliaria en algunos mercados europeos. En este informe presentamos un análisis de los riesgos alcistas y bajistas en el precio de la vivienda, utilizando una metodología denominada House Price at Risk (HaR), y concluimos que las condiciones actuales no apuntan en esta dirección para el caso español. Una conclusión que se debe, en gran medida, a una accesibilidad a la vivienda que se sitúa en niveles razonables a nivel agregado.
  • En cuanto al impacto de la crisis sobre la situación financiera de las familias, esta vez sí es diferente comparado con pasadas recesiones​​​​​​​, gracias a las políticas económicas implementadas: la política fiscal ha apoyado la renta de los hogares y la política monetaria ha propiciado una reducción de los tipos de interés que ha aligerado la carga financiera de las familias. En este informe, realizamos un análisis detallado, a partir de los datos internos de CaixaBank, del esfuerzo que realizan los hogares para pagar su hipoteca y mostramos que en general los hogares han experimentado un descenso del esfuerzo hipotecario durante la pandemia, si bien todavía siguen existiendo bolsas de vulnerabilidad entre los hogares de renta más baja.
  • También ponemos el foco en el mercado del alquiler, un tema de máxima actualidad​​​​​​​. Si bien la tendencia a la moderación del precio del alquiler en España se inició antes de la aparición de la COVID-19, la pandemia no hizo más que acelerarla. Así lo constatan los resultados del análisis que hemos llevado a cabo con datos internos de CaixaBank sobre los recibos pagados en concepto de alquiler. Asimismo, nuestro análisis muestra que los descensos fueron especialmente acusados en los alquileres de importe más bajos y en los municipios más turísticos.

 

Etiquetas
Inmobiliario
España