Comercio minorista

El comercio minorista resiste y se adapta

La situación actual de la economía española es muy compleja debido a la pandemia. El caso del comercio minorista no es una ninguna excepción, aunque está mostrando una resiliencia notable, habida cuenta de todas las restricciones en los horarios de apertura y aforos que se han adoptado para frenar la pandemia. Según revelan los indicadores de demanda y empleo del sector, la actividad del comercio minorista se sitúa cerca, aunque por debajo, del nivel pre-COVID. A pesar de ello, el análisis de los datos internos de CaixaBank revela una gran heterogeneidad entre empresas grandes y pequeñas, y entre diferentes ramas de actividad, confirmando que la plena recuperación todavía no se ha alcanzado. 

Contenido disponible en
p 9
Demanda y empleo

Los indicadores tradicionales de coyuntura nos indican que el comercio minorista está todavía lejos de los niveles de negocio previos a la COVID. Tras una etapa difícil durante los meses más duros de la pandemia, en los que se aplicó un confinamiento estricto de la población y la facturación del comercio minorista cayó vigorosamente, la actividad del sector se recuperó con fuerza. Según el registro más reciente del indicador de cifra de negocios del INE, la facturación de las empresas de comercio minorista se situó un 6% por debajo de los niveles precrisis en el mes de febrero de 2021.2 Se trata de una caída apreciable, aunque es considerablemente menor a la caída del índice general de cifra de negocios (conjunto de empresas industriales y de servicios no financieros) que, en febrero de 2021, cayó un 18% con respecto al nivel pre-COVID.

  • 2. Definimos el nivel de referencia (precrisis, pre-COVID) como el nivel de cifra de negocios promedio de 2019 del indicador corregido de efectos estacionales y de calendario.

Cifra de negocios del comercio minorista y del conjunto de la economía

Última actualización: 21 junio 2021 - 09:26

A pesar de estas cifras para el promedio del sector, existen diferencias entre la facturación en grandes retailers y en el pequeño comercio. Tal y como se puede observar en el gráfico de la página siguiente, según datos del índice de comercio minorista, las grandes cadenas y superficies (comercios de gran tamaño en ambos casos) recuperaron el nivel de ventas previo a la COVID-19. Por el contrario, la situación de las pequeñas cadenas es más delicada, con un nivel de actividad aún un 13% por debajo del promedio de 2019. Esta diferencia no es baladí, puesto que, como hemos visto anteriormente, a pesar de que el grueso de la facturación que genera el comercio minorista se concentra en las grandes empresas del sector, la presencia de pequeños comercios es muy elevada en todo el territorio nacional (98% de las empresas y 48% del empleo). Así, las medidas de liquidez y de flexibilización de costes laborales (ERTE) y las ayudas directas a empresas han sido y son claves para que una parte importante del sector del comercio minorista pueda superar la crisis actual. 

Según datos del índice de comercio minorista,

las grandes cadenas y superficies recuperaron el nivel de ventas previo a la COVID-19. La situación de las pequeñas cadenas es más delicada, con un nivel de actividad aún un 13% por debajo del promedio de 2019.

Índice de actividad del comercio minorista

Última actualización: 21 junio 2021 - 09:31

En lo que respecta al mercado laboral, el sector todavía acusa el impacto de la pandemia. En abril de 2021, el número de afiliados a la Seguridad Social se situó un 3% por debajo del mes de abril de 2019. Otra perspectiva que nos ayuda a tomarle el pulso al mercado laboral del sector es el número de afiliados afectados por ERTE. Así, en el mes de abril, el 2,8% de los afiliados del sector estaban afectados (51.941 afiliados), un número que se ha mantenido contenido desde el pasado mes de agosto de 2020. A pesar de que actualmente la ejecución de ERTE es relativamente moderada en el sector, su utilidad está fuera de toda duda. Merece la pena destacar que, desde el inicio de la crisis sanitaria, la caída de afiliados totales se haya mantenido siempre alrededor del 4%, mientras que, tal y como se puede observar en el gráfico que se reproduce en la siguiente página, si descontamos los afectados por ERTE, las caídas interanuales de afiliados llegaron a alcanzar un 21% en el 2T 2020 (confinamiento estricto) y del 9% en febrero (tercera ola de COVID-19). 

En abril el 2,8% de los afiliados del sector estaban afectados por ERTE (51.941),

un número que se ha mantenido contenido desde agosto de 2020. A pesar de que actualmente la ejecución de ERTE es relativamente moderada en el sector, su utilidad está fuera de toda duda.

Afiliados a la Seguridad Social en comercio minorista

Última actualización: 21 junio 2021 - 09:32
Indicadores big data para facilitar el seguimiento del sector

Una vez analizados los datos de la estadística oficial, pasamos a centrarnos en los indicadores internos de CaixaBank para poder disponer de una visión más actualizada y más granular de la situación que está atravesando el comercio minorista. Concretamente, utilizamos los datos de pagos efectuados por tarjetas de CaixaBank y los pagos registrados en TPV de CaixaBank para elaborar un indicador de consumo con frecuencia semanal.3,4

Según nuestro indicador de consumo, lo primero que salta a la vista es la enorme diferencia entre los comercios de alimentación y el resto de comercio minorista. Los primeros se han visto beneficiados de un aumento de la demanda durante la pandemia gracias a la sustitución del consumo en hostelería por el consumo en el hogar, lo cual ha potenciado significativamente las ventas en supermercados. Tal y como se puede ver en el gráfico de la siguiente página, el consumo de alimentación aún mantiene un fuerte crecimiento del 24% con respecto al nivel de referencia.5 Por el contrario, el resto del comercio minorista ha sufrido más las consecuencias de la crisis sanitaria (su consumo llegó a caer un 80% interanual durante la primera ola de COVID-19). Una vez superada la primera ola, sin embargo, se observa que el consumo de productos no esenciales se ha recuperado con fuerza, salvo durante la segunda y tercera ola de COVID-19, cuando las restricciones a los comercios se reanudaron durante varias semanas. Actualmente, el consumo en retail sin alimentación se sitúa un 1% por debajo del nivel de referencia.

  • 3. El mayor uso de la tarjeta como medio de pago durante la pandemia implica que nuestro indicador de consumo generado a partir de los pagos con tarjeta está sesgado al alza.
  • 4. Véase el monitor de consumo en: https://www.caixabankresearch.com/es/publicaciones/monitor-consumo.
  • 5. El nivel de referencia para el periodo enero de 2020-febrero de 2021 es el que devuelve una variación interanual (enero de 2019-febrero de 2020). A partir de marzo de 2021, el nivel de referencia es el mismo periodo de 2019 incrementado por el crecimiento interanual observado en febrero de 2020.

Indicador CaixaBank de consumo

Última actualización: 21 junio 2021 - 09:33

Si vamos un poco más allá y desagregamos el consumo en las diferentes ramas de actividad, vemos que hay una gran dispersión. Tal y como se puede observar a continuación en el gráfico, el consumo en algunas categorías comerciales como el textil y las zapaterías, así como en joyería y artículos de deporte, sufrió caídas severas en abril, en consonancia con lo observado en el conjunto del año 2020. En el otro extremo, destaca el consumo de productos de electrónica y de mobiliario, que registraron crecimientos incluso superiores a los anteriormente comentados para alimentación. 

Indicador CaixaBank de consumo por rama de actividad1

Variación anual 2020 y variación con respecto al nivel de referencia en abril 202122

Indicador CaixaBank de consumo por rama de actividad

Estos datos confirman, de nuevo, que es importante no analizar el sector desde una perspectiva global, puesto que existe una gran heterogeneidad dentro del mismo. En este sentido, los datos internos de CaixaBank otorgan gran capacidad para analizar esta dispersión y corroboran las dinámicas dispares entre diferentes tipos de consumo.

Situación financiera del comercio minorista

Una vez expuesta en detalle la situación de la demanda del comercio minorista, procede tratar de evaluar las dificultades financieras que pueden estar atravesando las empresas del sector a raíz de la pérdida de actividad vivida en 2020 y en la primera mitad de 2021. 

Según datos del Banco de España,6 el endeudamiento de las empresas del sector del retail creció un 11% en 2020. Se trata de un incremento muy destacable, pero alineado con el patrón que ha seguido el endeudamiento del total de las sociedades no financieras (creció un 7% anual). Más en detalle, destaca el hecho de que la práctica totalidad del incremento de deuda del sector se registrara en el 2T 2020 (la deuda creció un 11,4% intertrimestral), coincidiendo con el periodo de mayor caída de los ingresos (la cifra de negocios cayó un 20% interanual), que provocó una importante necesidad de liquidez, paliada con endeudamiento. Muy probablemente, el papel de los créditos ICO fue fundamental durante este periodo para facilitar el acceso a la liquidez necesaria para las empresas que estaban sufriendo dificultades.

Tal y como se puede observar en el siguiente gráfico, una vez superado el periodo de confinamiento estricto, la cifra de negocios del comercio minorista pasó a caer un 5% interanual. A pesar de dicha caída, el endeudamiento del sector se mantuvo prácticamente plano, lo que apunta a que, en promedio, no se dieron grandes necesidades adicionales de liquidez en las empresas del sector.7

  • 6. Véase Blanco, R., Mayordomo, S., Menéndez, Á. y Mulino, M. (2020). «El impacto de la crisis del Covid-19 sobre la situación financiera de las empresas no financieras en 2020: evidencia basada en la central de balances». Boletín Económico, (4/2020), 1-23.
  • 7. Como hemos visto, existen grandes divergencias dentro del sector, por lo que es posible que también existan diferencias en el estrés financiero entre diferentes tipos de empresas del sector retail.

Cifra de negocios y endeudamiento de empresas de comercio minorista

% variación interanual (cifra de negocios) y variación intertrimestral (endeudamiento)

Cifra de negocios y endeudamiento de empresas de comercio minorista
Fuente: CaixaBank Research, a partir de datos del INE.
15

En este sentido, los datos de préstamos dudosos también son relativamente positivos para el sector. A cierre de 2020, el volumen de crédito moroso de las empresas de comercio minorista cayó un 8%. Tal y como se puede ver en la siguiente tabla, la situación financiera del sector está en línea con la del conjunto de las empresas no financieras de la economía española. Esta situación financiera relativamente estable no ha sido la norma en 2020. Si nos detenemos a observar los indicadores financieros de un sector más dañado por la crisis sanitaria, como es el de la hostelería, se observa un gran contraste con la situación del comercio minorista. 

Indicadores financieros sectoriales para 2020

Indicadores financieros sectoriales para 2020

En conclusión, los datos apuntan a que el nivel de ingresos que genera actualmente el sector, a pesar de ser menor al de antes de la aparición de la COVID-19, parecen ser suficientes para hacer frente a su estructura de costes y mantener su actividad. 

Etiquetas
España