Compartir: 
Fuerte caída del PIB de EE. UU. en el 1T 2020

Fuerte caída del PIB de EE. UU. en el 1T 2020 (del –1,2% con respecto al 4T 2019). Se trata de la mayor caída intertrimestral desde la crisis financiera de 2008. Sin embargo, de cara al 2T, esperamos que el retroceso será todavía superior. En términos interanuales, el avance del PIB todavía se situó en terreno positivo (+0,3%), pero muy por debajo del trimestre anterior (+2,3%). En este contexto, las medidas fiscales y monetarias de apoyo a la economía están siendo contundentes. En concreto, y tras el nuevo paquete de ayudas económicas aprobado por el Congreso hace poco más de una semana, las ayudas en forma de transferencias directas se situarían en torno a los 1,7 billones de dólares (8,6% del PIB), mientras que los avales y otras medidas de liquidez podrían acercarse al billón de dólares (~4%-5% del PIB).

México se hunde algo más en la recesión. El dato preliminar del PIB del 1T indica que este cayó un 1,6% intertrimestral (–2,4% interanual), tras una caída ya del 0,1% intertrimestral en el 4T 2019. Se trata de una contracción algo superior a la esperada y que confirma que el mal ritmo de crecimiento antes del estallido de la COVID-19 era una base frágil para afrontar el shock. A falta de disponer del detalle de componentes, la información disponible sugiere que el deterioro de las exportaciones del país, ante la caída del PIB estadounidense (principal destino de estas), es el primer elemento detrás de la fuerte contracción económica.

Los indicadores de sentimiento empresarial continúan apuntando a una recuperación muy lenta en China. El índice de sentimiento empresarial de manufacturas (PMI), elaborado por la Oficina Estadística china, se emplazó en abril en los 50,8 puntos (52,0 en marzo), en buena parte, ante el desplome de la demanda de exportaciones. El PMI de servicios, por su parte, mejoró algo más y escaló hasta los 53,2 puntos (52,3 en marzo). Con todo, estos datos sugieren que solamente algo más de la mitad de las empresas chinas vieron una mejora de su situación económica en el mes de abril con respecto a marzo, a pesar de la importante relajación a principios de abril de las medidas de contención de la COVID-19. Por su parte, el PMI de manufacturas elaborado por Caixin volvió a situarse en zona contractiva (49,4 puntos), lo que refleja la delicada situación de las pequeñas y medianas empresas (que tienen un mayor peso en este índice). De cara a los próximos meses se espera que la extrema debilidad de la demanda externa y la lentitud para recuperar la normalidad a nivel interno continúen lastrando la recuperación de la economía china.

Compartir: