Compartir: 
También disponible:
Pulso Económico SemanalEconomía española
La actividad en el sector servicios sigue moderándose, mientras que la del sector industrial mantiene un tono muy contenidoLa actividad en el sector servicios sigue moderándose, mientras que la del sector industrial mantiene un tono muy contenido

La actividad en el sector servicios sigue moderándose, mientras que la del sector industrial mantiene un tono muy contenido. Más concretamente, en septiembre, la cifra de negocios del sector industrial cayó un 0,7% interanual (media móvil de tres meses), un registro muy similar al del mes anterior (–0,5%). Asimismo, los pedidos industriales también retrocedieron un 0,8% interanual, por lo que no se espera un repunte de la cifra de negocios del sector industrial en el próximo mes. Por su parte, el indicador homólogo del sector servicios mantuvo la tendencia de moderación de los últimos meses y creció un 3,0% interanual, 0,3 p. p. por debajo del avance del mes anterior.

El precio de la vivienda se estabiliza. El precio de tasación de la vivienda avanzó un 0,1% intertrimestral en el 3T y un 3,1% en términos interanuales, repitiendo los registros del trimestre anterior en sendos avances. Se trata de un ritmo de crecimiento algo inferior al previsto por CaixaBank Research, por lo que la ralentización del sector podría terminar siendo algo más pronunciada de lo anticipado. La tendencia de desaceleración del precio de la vivienda se enmarca en un contexto en el que la demanda también muestra un cierto retroceso, si bien se mantiene en cotas elevadas. Por su parte, los indicadores de oferta también revelan cierta ralentización, aunque en este caso, de nuevo, es preciso mencionar que todavía crecen de forma vigorosa y por encima del conjunto de la economía. De cara a los próximos trimestres, la moderación del ritmo de crecimiento del sector tendrá continuidad. Aunque ello no debe interpretarse como un signo de debilidad sino más bien como una normalización hacia tasas de crecimiento más sostenibles después del fuerte repunte experimentado durante la recuperación.

El saldo comercial de bienes empeoró en septiembre de la mano de la balanza de bienes no energéticos. Así, el déficit comercial se situó en el 2,8% del PIB (acumulado de 12 meses). Ello representa un deterioro de 0,29 p. p. con respecto a un año antes, atribuible en su totalidad al empeoramiento de la balanza de bienes no energéticos. En concreto, las exportaciones no energéticas avanzaron muy por debajo de las importaciones no energéticas (1,5% interanual en el acumulado de 12 meses, frente al 3,1%).

Compartir: