Compartir: 
Las noticias contradictorias en el ámbito comercial alimentaron la volatilidad durante la semanaLas noticias contradictorias en el ámbito comercial alimentaron la volatilidad durante la semana

Las noticias contradictorias en el ámbito comercial alimentaron la volatilidad durante la semana. El vaivén de mensajes sobre el acuerdo comercial entre EE. UU y China y las amenazas arancelarias estadounidenses sobre las importaciones de acero y aluminio de Brasil y Argentina y sobre Francia enturbiaron el tono general de los mercados financieros durante la semana pasada. En concreto, se observó un repunte de la volatilidad y una mayor preferencia por los activos de menor riesgo. En este contexto, las principales bolsas tuvieron un comportamiento mixto en el conjunto de la semana (S&P 500 +0,2% y EuroStoxx –0,3%), a pesar de la publicación de datos de actividad económica que sugerían una incipiente estabilización. En los mercados de renta fija, los tipos soberanos de EE. UU. finalizaron la semana sin apenas cambios (tras una subida y posterior bajada), mientras que en la eurozona los tipos de interés repuntaron en Alemania y en los países de la periferia. En el mercado de divisas, el intercambio del euro con el dólar se mantuvo estable alrededor de los 1,10 dólares. Por otra parte, la libra esterlina alcanzó su mayor valor frente al dólar en siete meses ante una probable victoria del partido conservador de Boris Johnson en las elecciones de este jueves 12 de diciembre.

Los flujos de capitales hacia las economías emergentes se moderaron ligeramente, según el Instituto de Finanzas Internacionales. Así, en noviembre, estos países recibieron entradas netas de capital por valor de 20.300 millones de dólares, una cifra ligeramente por debajo de la registrada en el mes anterior y en el promedio de 2019 (24.900 y 23.800, respectivamente). Por regiones, Asia emergente continuó siendo la principal receptora de los flujos con más del 70%, seguida de Europa emergente con el 12%.

La OPEP y sus aliados aumentan los recortes en la producción de petróleo. La semana pasada, la OPEP y sus aliados (encabezados por Rusia) decidieron recortar en 500 miles de barriles diarios adicionales el bombeo de crudo a partir de enero de 2020. Así, estos recortes se añaden a los que el cártel se impuso en diciembre del año pasado (1.200 miles de barriles diarios, con respecto a los niveles producidos en octubre de 2018) y pretenden estabilizar el mercado de petróleo ante una posible debilidad temporal de la demanda en el primer trimestre del año. Adicionalmente, en el comunicado de prensa posterior a la reunión, se enfatiza la intención de Arabia Saudí de continuar liderando los recortes de producción de forma voluntaria. En este contexto, el precio del barril de Brent aumentó en el conjunto de la semana y superó los 64 dólares.

Compartir: