Compartir: 
También disponible:
Pulso Económico SemanalEconomía española
Las perspectivas de crecimiento se moderanLas perspectivas de crecimiento se moderan

Las perspectivas de crecimiento se moderan. Así, el INE revisó la serie histórica del PIB y rebajó el crecimiento anual de España en 2018 en 0,2 p. p., hasta el 2,4%, y el crecimiento intertrimestral del PIB del 1T 2019, del 0,7% al 0,5%. Por su parte, el modelo de previsión de CaixaBank Research para el PIB español (Nowcasting) predice un crecimiento de la actividad del 0,3% intertrimestral para el 3T, un registro inferior al del trimestre anterior (0,5%). De este modo, tanto la actualización de la serie histórica como el modelo Nowcasting muestran que el ritmo de crecimiento de la economía española se está moderando. Esta desaceleración se explica, en parte, por el deterioro del contexto internacional y la debilidad que muestra el conjunto de la eurozona, pero también se debe a que la economía se está adentrando en una fase más avanzada del ciclo.

Continúa el aumento progresivo de los costes laborales en el 2T 2019. Así, según la encuesta trimestral de coste laboral, el coste laboral por hora efectiva avanzó un 3,1% interanual en el 2T, un registro +0,6 p. p. superior al del 1T 2019. A su vez, el coste salarial por hora efectiva, que representa más de dos terceras partes del total del coste laboral, aumentó un 2,7% (+2,2% en el 1T 2019). De este modo, prosigue la recuperación de los salarios, que también puede observarse en los aumentos salariales pactados en los convenios colectivos, del 2,3% en agosto de 2019.

El precio de la vivienda se estabiliza. El precio de tasación de la vivienda aminoró su ritmo de avance en el 2T 2019, con un aumento del 0,1% intertrimestral (1,1% en el 1T), y confirma que el sector inmobiliario está entrando en una fase más madura del ciclo. Este comportamiento del precio de la vivienda se enmarca en un contexto en el que la demanda muestra signos de estabilización (las compraventas de vivienda crecieron un 0,6% en el acumulado de enero a julio) y los indicadores de oferta (inversión en construcción residencial y afiliados en la construcción), aunque se mantienen en cotas elevadas, también se están desacelerando.

Compartir: