Compartir: 
Los indicadores de actividad de EE. UU. avanzan de forma considerable en un entorno de bajas presiones inflacionistas

Los indicadores de actividad de EE. UU. avanzan de forma considerable en un entorno de bajas presiones inflacionistas. Las primeras estimaciones de los modelos de previsión del PIB de las distintas Reservas Federales apuntan a avances significativos en el primer trimestre del año (entre el 1,5% y el 2,0% intertrimestral anualizado). Aun así, la información económica del 1T es todavía escasa, y además es incierto el efecto que el coronavirus pueda tener en la actividad del país. En este contexto, la inflación subyacente se mantuvo estable en el 2,3% en enero. Por su parte, la inflación general aumentó hasta el 2,5% (2,3% en diciembre), aunque ello se debió a efectos de base que se disiparán en los próximos meses.

Notable subida de la inflación en China. En enero, el IPC chino subió un 5,4% interanual (4,5% en diciembre), el mayor incremento desde noviembre de 2011. El aumento del precio de los alimentos y del petróleo por un efecto base son algunos de los factores detrás de este incremento de la inflación. Además, según la oficina estadística china, el coronavirus podría también ser responsable de parte del aumento de los precios de los alimentos debido a disrupciones que redujeron la oferta.

Compartir: