Compartir: 
Los indicadores de actividad del sector industrial mantienen un tono muy contenido y los del sector servicios se moderanLos indicadores de actividad del sector industrial mantienen un tono muy contenido y los del sector servicios se moderan

Los indicadores de actividad del sector industrial mantienen un tono muy contenido y los del sector servicios se moderan. En agosto, la cifra de negocios del sector industrial fue del –0,3% interanual (media móvil de tres meses), un registro que sigue siendo muy moderado, y que muestra que el sector continúa acusando el deterioro de la demanda externa. Por su parte, el indicador homólogo del sector servicios creció un 3,4%, un ritmo notable, pero por debajo del registro del mes anterior (–0,6 p. p.) y del promedio mensual entre enero y julio (4,7%). Este registro sugiere que las dificultades que atraviesa el sector manufacturero podrían estar empezando a hacer mella en el sector servicios.

La desaceleración del mercado laboral se intensifica en el 3T 2019. Así, el ritmo de creación de empleo se redujo hasta el 1,8% interanual (2,4% en el 2T 2019). En términos desestacionalizados, la creación de empleo se ralentizó hasta el 0,1% intertrimestral, muy por debajo del ritmo experimentado los últimos cuatro trimestres (0,6% en promedio). Por su parte, el ritmo de reducción de la tasa de paro se ralentizó hasta el –3,4% interanual (–7,4% en el 2T 2019). De este modo, la tasa de paro se situó en el 13,9% (14,6% en el 3T 2018), una tasa muy similar a la del trimestre anterior (14,0%), y afectada tanto por la menor creación de ocupación como por el mayor aumento de la población activa.

La caída de la tasa de morosidad se toma un respiro. En agosto, la tasa de mora se situó en el 5,24%, un registro muy similar al del mes anterior (5,23%), y 1,1 p. p. por debajo del registro del mismo mes del año anterior. Esta pausa en la caída de la morosidad, no obstante, se explica no porque el saldo de crédito dudoso haya dejado de caer, sino porque el saldo total de crédito se ha contraído a un ritmo superior al del saldo de crédito dudoso. De cara a los próximos trimestres prevemos que esta tasa siga cayendo, aunque a ritmos algo más moderados que en el pasado.

Compartir: