Compartir: 
También disponible:
Pulso Económico SemanalEconomía española
Los indicadores de actividad muestran una ligera mejora, aunque el sector manufacturero sigue en dificultadesLos indicadores de actividad muestran una ligera mejora, aunque el sector manufacturero sigue en dificultadesLos indicadores de actividad muestran una ligera mejora, aunque el sector manufacturero sigue en dificultades

Los indicadores de actividad muestran una ligera mejora, aunque el sector manufacturero sigue en dificultades. Así, en agosto, el índice PMI del sector manufacturero ganó 0,6 puntos, hasta los 48,8 puntos. Pese a la mejora, el indicador se mantiene por debajo del umbral de 50 puntos, que delimita la zona expansiva de la contractiva. Por su parte, el indicador homólogo del sector servicios subió 1,4 puntos hasta los 54,3 puntos, el nivel más alto en los últimos cinco meses.

La desaceleración del mercado laboral se hace más perceptible en agosto. El número de afiliados a la Seguridad Social disminuyó en 212.984 personas (en términos no desestacionalizados), algo habitual en este mes de verano, aunque la disminución fue un poco superior a la prevista por CaixaBank Research (202.000 personas). Así, el ritmo de creación de empleo en términos desestacionalizados se moderó ligeramente (2,55%). Por su parte, el paro registrado se redujo en agosto un 3,7% interanual (3,9% en julio).

El gasto turístico sigue creciendo a pesar del leve descenso del número de turistas internacionales. En julio llegaron 9,9 millones de turistas internacionales, un 1,3% menos que en julio de 2018. Con todo, el gasto turístico subió un 2,0% interanual, gracias a un mayor gasto medio por persona y día, que más que compensó el descenso en el número de turistas y en la duración de las estancias.

El mercado inmobiliario modera su tono expansivo. En el segundo trimestre del año, el precio de la vivienda creció un 5,3% interanual, un ritmo notable aunque algo más contenido que el del trimestre anterior (6,8%). Esta moderación se debió, principalmente, al comportamiento del segmento de la vivienda nueva, que creció un 7,2%, 3,2 p. p. por debajo del 1T. Por su parte, el precio de la vivienda de segunda mano también suavizó su ritmo de avance pero de una forma mucho más moderada (5,0% en el 2T frente a 6,2% en el 1T).

Compartir: