Compartir: 
Los indicadores de actividad todavía se mantienen favorablesLos indicadores de actividad todavía se mantienen favorables

Los indicadores de actividad todavía se mantienen favorables. En febrero, el índice PMI para el sector manufacturero subió 1,9 puntos hasta los 50,4 puntos, por lo que el indicador se situó por primera vez en nueve meses por encima del umbral que marcaría la entrada en zona expansiva (los 50 puntos). Por su parte, el indicador homólogo de servicios se sitúo en los 52,1 puntos, ligeramente por debajo del registro del mes anterior (52,3 puntos), pero aún en un nivel correcto. Con todo, estos indicadores aún no reflejan el impacto que el COVID-19 puede tener en la economía española a través de las disrupciones en los suministros, de la demanda turística y de la confianza. Por su parte, el índice de producción industrial de enero cayó un 2,1% interanual, aunque esta caída se debió principalmente a la contribución negativa del sector energético, algo que estimamos puntual.

La desaceleración del mercado laboral se toma una pausa en febrero. La afiliación a la Seguridad Social aumentó un 1,9% interanual en términos desestacionalizados, un ritmo 0,1 p. p. superior al de enero de 2020, aunque inferior al ritmo experimentado un año atrás (+2,9% en febrero de 2019). Por su parte, el paro se redujo un 1,3% interanual en términos desestacionalizados, también un mayor ritmo que el del mes anterior (–1,0% interanual).

El gasto turístico mantuvo el tono en enero, a la espera de los efectos del COVID-19. En enero, llegaron 4,1 millones de turistas internacionales. Aunque ello representa un 1,4% menos que en enero de 2019, el gasto de estos turistas fue un 2,1% superior al de un año antes. Esta mejora se debió al aumento en el gasto por persona y día, que más que compensó la desaceleración de las llegadas y unas estancias ligeramente más cortas.

La demanda de crédito sigue avanzando a un ritmo moderado. En enero, la nueva concesión de crédito a los hogares creció un 2,9% interanual, ligeramente por encima del crecimiento registrado en el conjunto de 2019 (1,5%). Por categorías, destacó el buen ritmo de crecimiento del crédito a la vivienda (6,8% interanual), mientras que el crédito al consumo se mantuvo más contenido (crecimiento del 2,3% interanual). En contraposición al crédito a particulares, el flujo de nuevo crédito a las empresas no financieras cayó un 2,2% interanual.

Compartir: