Compartir: 
Los inversores se mantienen a la espera de novedades en el ámbito monetario y en el comercialLos inversores se mantienen a la espera de novedades en el ámbito monetario y en el comercial

Los inversores se mantienen a la espera de novedades en el ámbito monetario y en el comercial. A lo largo de la semana pasada, los mercados financieros de las economías avanzadas fluctuaron al son de las dudas sobre la relación entre EE. UU. y China, ante la ausencia de avances significativos, y de la expectativa de una política monetaria más acomodaticia. Sobre la posibilidad de recortar los tipos de interés próximamente, diversos miembros de la Reserva Federal de EE. UU. aseguraron que era necesario ofrecer un mayor estímulo monetario debido al aumento de los riesgos (principalmente vinculados a las tensiones comerciales) y a la debilidad de algunos indicadores económicos. En este contexto, los tipos de interés de la deuda soberana de EE. UU. y de Alemania flexionaron a la baja, situándose nuevamente en los niveles mínimos de los últimos años. Por su parte, las primas de riesgo de la periferia de la eurozona se mostraron relativamente estables y cerraron la semana con un ligero descenso. En el mercado de renta variable, los principales índices bursátiles norteamericanos registraron retrocesos (S&P 500 -1,2%), a pesar de que los primeros resultados empresariales del 2T se situaron por encima de lo esperado por el consenso de analistas. Por su parte, en la eurozona, el sector financiero lastró el avance de las bolsas ante el posible escenario de tipos más bajos. Así, los principales parqués de la región registraron pequeños retrocesos (EuroStoxx50 -0,5%, Dax -0,5% Ibex –1,3% y PSI 20 -0,4%). Por su parte, el precio del petróleo experimentó su mayor caída desde mayo, y llegó a situarse sobre los 62 dólares (barril calidad Brent). Este descenso se apoyó, en parte, en las declaraciones de Donald Trump en las que sugirió progresos en la relación entre EE. UU. e Irán, lo cual se traduciría en una mayor producción de crudo en los próximos trimestres. Sin embargo, la detención de dos petroleros británicos por parte de las autoridades iraníes en el Estrecho de Ormuz ha intensificado las tensiones geopolíticas.

Los bancos centrales de las economías asiáticas ya han empezado a ofrecer estímulos monetarios. Ante la desaceleración del crecimiento de sus economías, estrechamente vinculadas al comercio internacional, varios bancos centrales del continente decidieron recortar sus tipos de interés de referencia (Corea del Sur, Malasia, India, Filipinas e Indonesia). En este contexto, el índice MSCI para el conjunto de emergentes asiáticos flexionó ligeramente al alza, apoyado en el repunte de la bolsa sudcoreana.

Compartir: