Compartir: 
Los mercados financieros mantienen el sesgo positivoLos mercados financieros mantienen el sesgo positivo

Los mercados financieros mantienen el sesgo positivo. La semana pasada comenzó con cautela, ante la moderación del optimismo inversor alrededor de las negociaciones comerciales entre EE. UU. y China, para gradualmente ir recuperando la confianza gracias al pacto preliminar alcanzado entre la UE y Reino Unido sobre el brexit. Así, los principales índices bursátiles europeos experimentaron alzas moderadas (EuroStoxx 50 +0,3%, Ibex +0,6% y PSI –0,5%), a pesar de la entrada en vigor de los aranceles estadounidenses sobre bienes de la UE, pero fueron las bolsas norteamericanas las que avanzaron con mayor firmeza (S&P 500 +0,5%) gracias al inicio positivo de la campaña de resultados del 3T. En los mercados de renta fija, los tipos de interés soberanos ascendieron en EE. UU. y en Alemania, mientras que las primas de riesgo de la periferia de la eurozona disminuyeron ligeramente. Por su parte, el precio del barril de petróleo Brent se mantuvo alrededor de los 59 dólares, después de que las existencias de crudo estadounidenses superaran en un 2% el promedio de los últimos cinco años. En el mercado de divisas, la libra esterlina se fortaleció ante el euro y el dólar, emplazándose a niveles de hace cinco meses, gracias a los avances del acuerdo alcanzado entre Londres y Bruselas.

El FMI resalta los dilemas de un entorno de bajos tipos de interés. Por un lado, el Fondo ha señalado que el giro acomodaticio de la política monetaria en los últimos trimestres ofrece un colchón de corto plazo para acomodar la desaceleración de la economía mundial y mitigar el impacto económico de los riesgos geopolíticos. Por el otro lado, en su último informe de estabilidad financiera global, el FMI también ha recordado que un entorno financiero laxo induce a una mayor toma de riesgos y puede conllevar un incremento de las vulnerabilidades financieras, dos factores que ponen en riesgo el crecimiento económico a medio plazo. En concreto, el informe resalta las vulnerabilidades alrededor de la deuda corporativa en distintas economías (por ejemplo, el incremento de la deuda en empresas con menor capacidad de repago), una mayor exposición de los balances a activos más arriesgados y de menor liquidez, el aumento de deuda externa en economías emergentes, y las elevadas valoraciones de distintos activos financieros (como la bolsa estadounidense o los bonos de peor calidad). En consecuencia, el FMI ha reiterado la importancia de usar las políticas macroprudenciales para prevenir y combatir estas vulnerabilidades.

Compartir: