Compartir: 
También disponible:
Pulso Económico SemanalMercados financieros
Los mercados recuperan algo de alegríaLos mercados recuperan algo de alegría

Los mercados recuperan algo de alegría. En una semana marcada por la indecisión entre la debilidad de los indicadores de actividad manufacturera y la solidez del sector servicios, el anuncio de que EE. UU. y China reemprenderán formalmente las negociaciones comerciales actuó como catalizador para empujar los mercados al alza. Así, la aversión al riesgo moderó su presión sobre los activos financieros y se registraron incrementos sólidos tanto en las bolsas como en los tipos de interés de los principales bonos soberanos. En concreto, los índices bursátiles avanzaron con solidez en EE. UU. (S&P 500 +1,8%), en la eurozona (DAX +2,1%, CAC +2,3%, MIB +2,9%, Ibex +2,0% y PSI +1,7%), y en las economías emergentes (índice MSCI +2,4%), mientras que el aumento de los tipos soberanos a 10 años fue superior a los 5 p. b. en EE. UU. y Alemania. En la periferia de la eurozona, las primas de riesgo de España y Portugal se mantuvieron contenidas (alrededor de los 80 p. b.) y la de Italia siguió disminuyendo (–18 p. b., hasta los 150 p. b.) ante la buena recepción de los mercados a la nueva coalición de Gobierno. Por su parte, en el mercado de divisas, la libra esterlina se apreció frente al euro (cerca de los niveles previos a la elección de Boris Johnson como primer ministro británico) después de que el Parlamento aprobara una ley para evitar un brexit sin acuerdo este octubre.

Los bancos centrales ponderan los últimos datos de actividad y los riesgos a futuro. Las próximas semanas traerán consigo reuniones de política monetaria de la Fed (18 de septiembre) y el BCE (12 de septiembre) en las que los inversores esperan decisiones importantes (recorte de 25 p. b. de la Fed y un paquete de estímulo del BCE, según las cotizaciones implícitas en los mercados). Por ello, los inversores han redoblado su atención a las distintas declaraciones de los bancos centrales. En EE. UU., la semana pasada, el presidente de la Fed de Nueva York, John Williams, señaló que, aunque en general la economía se encuentra en buena forma, se enfrentan a una elevada incertidumbre y han aparecido señales mixtas en algunos indicadores (por ejemplo, los relacionados con la inversión y el comercio). Por su parte, en la eurozona, la futura presidenta del BCE, Christine Lagarde, declaró ante el Parlamento Europeo que el BCE debe mantener una política altamente acomodaticia pero ser consciente de los efectos negativos que pueden tener las herramientas no convencionales. En este sentido, distintas voces del Consejo de Gobierno (en especial los presidentes de los bancos centrales de Alemania, Países Bajos, Austria y Francia) se mostraron algo reticentes a reemprender las compras netas de activos.

Compartir: