Compartir: 
Mejora del tono en los mercados financierosMejora del tono en los mercados financieros

Mejora del tono en los mercados financieros. Las dudas sobre el crecimiento económico, dominantes las semanas anteriores, gradualmente quedaron en un segundo plano al reanudarse las conversaciones comerciales entre EE. UU. y China, que terminaron en un acuerdo preliminar. El tono relativamente más conciliador entre ambos países durante la semana pasada sirvió de apoyo a la mejora del optimismo de los inversores que, en el transcurso de la semana, se reflejó en el aumento del apetito por los activos de mayor riesgo. Así, los principales índices bursátiles experimentaron alzas generalizadas en ambos lados del Atlántico (S&P 0,6%), aunque en la eurozona fueron de mayor cuantía (EuroStoxx 50 +3,6%, Dax +4,2%, Ibex +3,5% y PSI +2,0%). Por su parte, los tipos de interés soberanos repuntaron con fuerza en EE. UU. (+20 p. b.) y Alemania (+10 p. b.), y las primas de riesgo de la periferia de la eurozona se mantuvieron estables. Adicionalmente, el precio del barril de Brent aumentó más de un 3,0% ante las declaraciones del secretario general de la OPEP sobre la determinación de sus miembros y aliados de evitar descensos en el precio, y tras el ataque a un petrolero iraní en el Mar Rojo. En el mercado de divisas, el euro se fortaleció frente a la mayoría de divisas avanzadas y se situó por encima de los 1,10 dólares. No obstante, la mayor beneficiada de la semana fue la libra esterlina, que se apreció tras los comentarios a finales de semana de Boris Johnson en los que auguraba que todavía era posible alcanzar un acuerdo de salida.

División entre los miembros de los bancos centrales. Tanto en las actas de la última reunión de la Fed como del BCE se evidenció la división de opiniones entre sus miembros. En la Reserva Federal, la mayoría de integrantes abogó por la reducción de tipos de interés ante el aumento de riesgos y las contenidas presiones inflacionistas. Sin embargo, unos pocos miembros manifestaron que mientras estos riesgos no se manifestasen en los datos macroeconómicos del país, no consideraban necesario el viraje más acomodaticio. En relación con las turbulencias en el mercado interbancario de mediados de septiembre, los miembros de la institución monetaria estadounidense acordaron que se debía reestimar la cantidad de reservas bancarias necesarias. En este sentido, Powell declaró que la Fed volvería a aumentar el tamaño de su balance, aunque quiso diferenciar esta probable medida actual de las compras masivas de activos tras la Gran Recesión. Por su parte, en el BCE, la reanudación de las compras netas de activos generó discrepancias. Aunque la mayoría de los miembros del Consejo de Gobierno votó a favor de esta decisión, algunos miembros estuvieron en desacuerdo y, en particular, uno de ellos advirtió que el banco central podría agotar relativamente pronto el margen para comprar activos bajo los criterios establecidos en la actualidad. Por otro lado, los miembros del Consejo de Gobierno sí coincidieron en la valoración de los indicadores de actividad, que continúan débiles en la eurozona.

Compartir: