Compartir: 
Se recrudece la guerra comercial entre EE. UU. y ChinaSe recrudece la guerra comercial entre EE. UU. y China

Se recrudece la guerra comercial entre EE. UU. y China. Durante el mes de agosto EE. UU. anunció diversas subidas arancelarias sobre las importaciones chinas, con lo cual la práctica totalidad de estas estarán gravadas en los próximos meses. Por su parte, China respondió con un aumento de los aranceles en parte de las importaciones estadounidenses y permitiendo que el renminbi fluctuase por encima del umbral de 7 yuanes por dólar.

Ritmo de actividad global moderado. El indicador compuesto del PMI, que combina manufacturas y servicios, subió mínimamente en julio, lo que apunta a un ritmo de crecimiento mundial en el inicio del 3T similar al del final del 2T. Como viene sucediendo en los últimos meses, la actividad industrial en retroceso es el principal lastre para el crecimiento. La debilidad industrial también es la tónica dominante en EE. UU. (el indicador ISM de manufacturas se situó en julio en su mínimo de tres años) y en China (a pesar de un repunte mínimo, en julio el ISM manufacturero continuó en zona de contracción). A pesar de la ralentización industrial, la creación de empleo en EE. UU., con 164.000 nuevos empleos en julio, sigue siendo sólida dado que el sector servicios continúa generando ocupación a ritmos elevados.

Japón crece algo más de lo previsto. En el 2T 2019, el crecimiento japonés fue del 0,4% intertrimestrall (1,2% interanual), una cifra que, aunque inferior al 0,7% del 1T, superó las previsiones. El principal responsable de esta dinámica fue la demanda interna, que compensó parcialmente el drenaje al crecimiento proveniente del sector exterior. A pesar de este dato, las perspectivas económicas son contenidas, toda vez que al previsible empeoramiento del entorno exterior se le sumará el impacto de la subida del IVA (del 8% al 10%), prevista para el 1 de octubre.

Rusia se recupera mientras México renquea. En el 2T, el crecimiento ruso repuntó hasta el 0,9% interanual, frente al 0,5% del 1T. Las perspectivas inmediatas son, no obstante, solo moderadas, ya que se espera una aceleración limitada. México, tras caer en el 1T un 0,3%, ha evitado por la mínima un nuevo retroceso en el 2T (crecimiento nulo intertrimestral). En términos interanuales, el PIB cayó un 0,8%.

Compartir: