Documentos de Economía


  • El crecimiento de China: ¿de qué fuentes bebe el gigante asiático?

    NÚMERO 17

    Clàudia Canals

    El frenético avance de China desde finales de los años setenta ha despertado una gran admiración. Sin embargo, en los últimos años esta admiración ha venido acompañada de ciertos temores acerca de la sostenibilidad de su patrón de crecimiento a medio plazo. En particular, la importancia de la inversión como motor de tracción de la economía ha suscitado recelos por los problemas de sobrecapacidad que esta política podría estar generando en algunos sectores. Para ayudarnos a determinar la capacidad de crecimiento del gigante asiático, este documento explora cuál ha sido la contribución del aumento en la fuerza laboral, la acumulación del capital físico y humano, así como los cambios tecnológicos en el crecimiento de los últimos treinta años. La metodología de la contabilidad del crecimiento usada subraya la trascendencia del capital físico, cuya influencia ha ido en aumento, y del factor tecnológico, a pesar de una pérdida de peso reciente. Asimismo, el análisis muestra que mientras la relevancia de la fuerza laboral ha sido secundaria, las mejoras en la calidad de los trabajadores empiezan a reflejarse en el progreso del país. El documento discute las distintas políticas que han marcado el desigual desarrollo de los factores, para terminar presentando una nueva generación de reformas, algunas ya en marcha, que contribuirán a garantizar la continuidad del progreso chino. En concreto, son medidas que afectan a la reestructuración de las empresas estatales, la liberalización y modernización del sistema financiero y la fijación del tipo de cambio. Con su ayuda, China podría sostener unas tasas de crecimiento superiores al 6% a medio plazo, lo que le permitiría igualar el nivel del PIB de Estados Unidos en un plazo de veinte años.

  • ¿El retorno del decoupling? Mito y realidad en el desacoplamiento de las economías emergentes

    NÚMERO 16

    Àlex Ruiz
    El debate sobre el llamado decoupling, o desacoplamiento, de las economías emergentes respecto a las industrializadas ha suscitado notable atención. No obstante, esta abundancia de opinión no ha generado conclusiones claras sobre el fenómeno debido a problemas de definición, de medida y de interpretación del mismo. Este estudio presenta el contexto del debate, clarifica el concepto del desacoplamiento y propone una serie de indicadores que permitan su medida y que eviten errores habituales. Como resultado de esta medición se constata que el desacoplamiento se ha dado, en todo caso, en los últimos ejercicios, oscilando apreciablemente durante la fase aguda de  la crisis crediticia global.
  • Factores determinantes del rendimiento educativo: el caso de Cataluña

    NÚMERO 15

    Maria Gutiérrez-Domènech
    Este estudio analiza la relación entre los factores socioeconómicos y el rendimiento educativo de los alumnos de primaria en Cataluña. El análisis identifica que los estudiantes más jóvenes de la clase obtienen peores resultados académicos y que esta desventaja subsiste a lo largo del ciclo escolar. También muestra que los alumnos que empezaron su etapa colegial más pronto, especialmente antes de los tres años, presentan un mejor rendimiento. Además, el estudio indica que un entorno menos aventajado, como el que supone crecer en familias no nucleares o con un nivel de estudios bajo, dificulta el aprendizaje. Del mismo modo, revela que los inmigrantes de primera generación tienden a obtener resultados algo peores que los de los alumnos nacidos en España. Finalmente, la evidencia existente no permite concluir que los estudiantes de incorporación tardía o educación especial ejerzan una influencia negativa sobre el aprendizaje del resto de la clase. En cambio, el análisis muestra que la lectura, el estudio de lenguas, la informática y la música tienen beneficios claros para el rendimiento escolar.
  • El carácter procíclico del sistema financiero

    NÚMERO 14

    Jordi Gual
    Este artículo examina las características del sistema financiero que tienden a acentuar las fluctuaciones cíclicas de la economía y, en ocasiones, llegan a provocar burbujas de activos y crisis financieras, como la que se inició con las hipotecas subprime norteamericanas en 2007.
    En primer lugar, se discuten algunos rasgos del negocio bancario que lo hacen inherentemente cíclico. En particular, la competencia por cuota de mercado en momentos de expansión y las dificultades para evaluar los riesgos a lo largo del ciclo.
    El grueso del análisis, sin embargo, se centra en los factores procíclicos que se derivan del funcionamiento imperfecto de los mercados financieros. Los serios problemas de asimetría en la información a la disposición de los diversos actores del sector –gestores, prestatarios, acreedores y propietarios–, provocan una tendencia al apalancamiento excesivo en épocas de bonanza y a políticas demasiado restrictivas en momentos adversos del ciclo. El artículo examina, además, cómo estos problemas de información unidos a efectos externos negativos entre entidades, pueden conducir a situaciones extremas, de graves desequilibrios en los mercados (burbujas y crisis). Asimismo, se discute en qué medida algunas de las regulaciones actuales contribuyen a agravar en lugar de mitigar el carácter procíclico del sector.
    En la conclusión se sugieren los principios que podría tener en cuenta un marco regulador que contribuyera a reducir la naturaleza procíclica del sistema financiero.

Páginas