Compartir: 
También disponible:
Informe Mensual - Focus
La apuesta del Estado francés para reformar la economía gala: uno para todos y ¿todos para uno?La apuesta del Estado francés para reformar la economía gala: uno para todos y ¿todos para uno?

A finales de septiembre, el Gobierno francés presentó sus presupuestos públicos para 2016. Los presupuestos continúan la relativa consolidación fiscal ya emprendida hace unos años y prevén un proceso de recuperación gradual de la economía gala, que alcanzaría un crecimiento del PIB del 1,5% en 2016 (previsión realista pero no exenta de riesgos, según el Haut Conseil des Finances Publiques). También esperan llevar el nivel de déficit del 3,8% en 2015 al 3,3% en 2016, una reducción que sería consecuencia, en casi su totalidad, de la reducción del déficit estructural, que pasaría del 1,7% en 2015 al 1,2% en 2016, en particular gracias al esfuerzo en el gasto. Cabe destacar que esta re­­ducción tiene lugar al mismo tiempo que una importante rebaja de la carga impositiva, tanto para las empresas como para los hogares.1 Aparte de este esfuerzo en las cuentas públicas, el Gobierno galo está emprendiendo otras reformas para dinamizar su economía. Pasemos a analizar las más importantes a continuación.

Una parte considerable de la agenda reformadora atañe a la recuperación de la competitividad perdida de las em­­presas francesas. Para ello se han introducido un crédito fiscal y una reducción de las cotizaciones sociales de las empresas: el Crédit d'impôt pour la compétitivité et l'emploi (CICE) y el Pacte de responsabilité et de solidarité, respectivamente. Ambas medidas reducen el coste em­­pre­­sarial del factor trabajo. Asimismo, en 2015 se ha aprobado por decreto la Ley Macron de liberalización de mercados para fomentar la actividad. Esta ley incluye medidas en varios ámbitos, desde la ampliación de la apertura de comercios en domingo y la liberalización del servicio de autocares y de varias profesiones reglamentadas, como el notariado, hasta una aceleración de los procedimientos judiciales en la magistratura del trabajo o una re­­ducción de los costes de despido para las pymes.

En el ámbito laboral, recientemente se ha anunciado que, en un futuro próximo, se llevará a cabo una reforma del mer­­cado de trabajo con el objetivo de aumentar su flexibilidad. Está previsto que el primer borrador esté listo a inicios de 2016. La reforma busca simplificar la legislación laboral recogida en el Code du travail,2 cuya versión actual tiene ahora casi 3.000 páginas. Asimismo busca reformar la negociación colectiva para acercarla al nivel de la em­­presa, fijando más la validez temporal de los convenios, siguiendo las bases del Rapport Combrexelle. Si bien aún no hay borrador, el Gobierno ya ha trazado tres líneas rojas: no se modificarán ni la semana laboral de 35 horas, ni el salario mínimo, ni los contratos laborales. Otra reforma destacable encaminada a corregir las rigideces del mercado laboral galo es la creación de una cuenta que agruparía los derechos individuales de desempleo, formación, etc. Su propósito es poner el foco en la protección de los derechos de los trabajadores, en lugar de los puestos de trabajo específicos, para mantener el nivel de amparo de los trabajadores al tiempo que se mejora la capacidad de ajuste del mercado laboral a las condiciones económicas.

El objetivo del Gobierno francés con estas iniciativas es conseguir una economía más flexible, más competitiva y más emprendedora. Su ministro de Economía considera que lo están consiguiendo, señalando que «no en vano, entrepreneur es una palabra de origen francés». Si bien las reformas anunciadas van en la buena dirección, tienen demasiadas líneas rojas y el margen de mejora sigue siendo muy amplio. La capacidad de maniobra del Gobierno se presenta limitada ante la amplia contestación social en un apretado calendario electoral. En cualquier caso, es imprescindible que Francia dinamice su economía lo antes posible y que todos los actores implicados se pongan manos a la obra.

1. Los presupuestos prevén que, en 2016, las empresas ahorrarán 13.500 millones de euros con el Credit d'impôt pour la compétitivité et l'emploi (CICE) y 18.000 millones con el Pacte de responsabilité et de solidarité. Además, los hogares verán reducidos sus impuestos sobre la renta en 5.000 millones.

2. El Code du travail incluye la legislación sobre la contratación laboral, sobre la negociación colectiva y otros aspectos del ámbito del trabajo como la seguridad, salud, formación, etc.

Compartir: