Documentos de Economía


  • La recuperación del comercio mundial. Lo que la crisis se llevó

    NÚMERO 21

    Marta Noguer

    El desplome de la actividad económica durante la Gran Recesión vino acompañado de un súbito y drástico hundimiento del comercio internacional alrededor del globo. Entre julio de 2008 y febrero de 2009, el valor nominal de las exportaciones mundiales cayó un 36%. A pesar del carácter pro cíclico del comercio, dicho colapso desprende rasgos de excepcionalidad y nuestro análisis así lo confirma. El desplome comercial durante la crisis se debió, fundamentalmente, a un retroceso sincronizado y generalizado de la demanda que habría afectado en mayor medida a sectores que pesan más en el comercio que en el producto interior bruto. Por otra parte, aunque la influencia de la escasez del crédito habría sido menor, no podemos descartar un cierto impacto. En cuanto a perspectivas futuras, prevemos una moderación del ritmo de recuperación actual del comercio y un cambio de tendencia respecto al ciclo anterior a la crisis.

  • Inmigración y mercado laboral: antes y después de la recesión

    NÚMERO 20

    Joan Elias

    A partir de la segunda mitad de los años noventa se inició una oleada de inmigración hacia España de una intensidad tal que ha provocado profundos cambios en la demografía, la sociedad y la economía españolas. La población activa extranjera ha llegado a alcanzar la tasa del 16% sobre los activos totales. Se trata de una cifra que supera la de la mayor parte de los países que tradicionalmente cuentan con más extranjeros residentes. El grueso de este fl ujo migratorio ha venido atraído principalmente por las oportunidades que presentaba un mercado laboral en franca expansión. Este documento se centra en el impacto sobre el mercado de trabajo de este fenómeno, a través de las estadísticas y los estudios disponibles, y llega a tres conclusiones generales. Primero, la afl uencia de extranjeros contribuyó a reforzar el ciclo expansivo de la economía española, a costa de un menor crecimiento de la productividad aparente del factor trabajo. Segundo, a pesar de la magnitud del fenómeno, la gran oleada inmigratoria no parece haber alterado los parámetros en los que se desenvuelve el mercado de trabajo. Por último, el elevado paro extranjero con que se ha cerrado la recesión económica amenaza con perdurar en el tiempo.

  • Globalización y decoupling. ¿Hacia un mundo emergente desacoplado de las economías avanzadas?

    NÚMERO 19

    Àlex Ruiz

    La hipótesis de que las economías emergentes se desacoplen de los países industrializados ha generado una fuerte controversia. Sin embargo, parte del problema en este debate es que persisten problemas de definición y medida del fenómeno del decoupling. En este Documento de Economía construimos y calculamos un indicador riguroso de desacoplamiento y lo aplicamos tanto a las dinámicas que se establecen entre las economías avanzadas y las grandes regiones de economías emergentes (Asia, Europa y América Latina) como a las tendencias que se registran en el interior de las mencionadas regiones. Partiendo de este ejercicio es posible constatar en los últimos años que la economía tiende a combinar un alto grado de globalización con una tendencia a la reducción del desacoplamiento, si bien esta trayectoria se ha visto afectada por la Gran Recesión. Asimismo, los indicadores de decoupling calculados sugieren que el ciclo chino está empezando a establecerse como referencia en Asia emergente, mientras que el ciclo en Europa emergente se está sincronizando con el de los países industrializados.

  • Hacia una nueva arquitectura financiera

    NÚMERO 18

    Jordi Gual, Matthias Bulach, Oriol Aspachs, Sandra Jódar-Rosell

    El enorme alcance de la crisis financiera internacional que hemos vivido desde 2007 exige plantearse en qué medida lo acontecido conllevará una transformación profunda del mundo financiero y sus principales actores. Con esta finalidad, el presente documento repasa los mecanismos que desestabilizaron los sistemas financieros y describe los cambios regulatorios que persiguen asegurar su buen funcionamiento en el futuro. Pese a que los cambios sugeridos hasta la fecha van en la dirección adecuada, algunas de las medidas propuestas se desvinculan de su objetivo fundamental y podrían tener efectos no deseados. De este modo, el documento analiza también cómo incidirá todo ello en el sector para dar lugar a una nueva estructura competitiva. El resultado será, muy probablemente, un sistema financiero con entidades de mayor tamaño medio y una menor diversificación tanto horizontal como geográfica. Los efectos sobre la economía real podrían ser significativos durante la transición al nuevo modelo, por lo que los detalles y los plazos de adopción efectiva de la nueva regulación resultarán cruciales. A largo plazo, sin embargo, la mayor resistencia del sector financiero debería tener efectos positivos sobre la robustez del crecimiento económico.

Páginas