El año más duro para el sector turístico

La crisis sanitaria causada por la COVID-19 ha supuesto un shock sin precedentes para el sector turístico español. Los indicadores de demanda confirman que el parón durante los meses de confinamiento ha sido total, tanto para el turismo internacional como para el turismo doméstico. El cese del estado de alarma y la recuperación de la movilidad internacional en la UE han supuesto un revulsivo para la reactivación de los flujos de turistas en España. Las perspectivas para los próximos meses apuntan a una recuperación relativamente rápida del turismo doméstico y más gradual para el extranjero, aunque la delicada situación sanitaria será un foco muy vivo de incertidumbre.

Contenido disponible en
pág. 5

La movilidad ha sido parte fundamental del éxito del sector turístico español durante las últimas décadas. La gran expansión de las conexiones aéreas internacionales y el boom de conectividad que supuso la puesta en marcha del espacio Schengen ayudaron a que España pasase de recibir 32 millones de turistas internacionales en el año 1995 a más de 83 millones en 2019 y se colocase como segundo país en llegadas de turistas internacionales, solo por detrás de Francia. En lo que llevamos de 2020, la propagación de la COVID-19 a escala global ha puesto contra las cuerdas la movilidad internacional y doméstica de la población mundial. Las medidas de confinamiento implantadas por un elevado número de países para controlar la crisis sanitaria han comportado que, a finales de junio, 183 países tuvieran sus fronteras cerradas o con restricciones de entrada. Esto ha supuesto una dramática caída de los flujos de turistas internacionales, y España no ha sido la excepción.

El estado de alarma y la paralización del turismo

El estado de alarma se declaró el 14 de marzo y supuso el cierre de las fronteras españolas. Entre esa fecha y el 15 de junio, primer día en el que se permitió la entrada de un grupo de turistas alemanes a la isla de Mallorca, ningún turista extranjero pudo viajar a España. Según datos del INE, entre enero y mayo de 2020 se registraron 10,5 millones de llegadas internacionales, un 63,9% menos que durante el mismo periodo de 2019. La magnitud de la caída es similar si observamos el gasto turístico que efectuaron los turistas internacionales hasta mayo (–61,7%) o las pernoctaciones en alojamientos turísticos (–61,5%), lo cual apunta, inequívocamente, a que la caída durante los meses de abril y mayo de la actividad del turismo extranjero, que representa el 70% de la demanda turística, ha sido extraordinariamente profunda.

Por otro lado, el estado de alarma también supuso el confinamiento de la población local, lo cual provocó que, hasta mayo, las caídas en los flujos turísticos domésticos fueran similares a las de los flujos internacionales. Así, las pernoctaciones en alojamientos turísticos efectuadas por viajeros españoles se desplomaron un 62,8% interanual entre enero y mayo. No obstante, la recuperación de la movilidad doméstica ha sido uno de los ejes centrales de la desescalada que ha vivido España, lo que ha llevado a que a finales de mayo ya se registrara una tímida recuperación de la actividad hotelera. Según datos de la encuesta de ocupación hotelera, en mayo, 82.600 viajeros españoles se hospedaron en un hotel, pasando una estancia media de 2,5 noches. Se trata de un volumen muy pequeño (un 98% inferior al de mayo de 2019), pero ilustra que la desescalada ya empezó a influir positivamente en los flujos de turistas domésticos.

Nuevas fuentes de información para monitorizar la evolución del turismo en tiempo real

En la coyuntura actual, tan cambiante de semana en semana, detenerse en la descripción de los datos oficiales, en su gran mayoría disponibles hasta mayo de 2020, profiere una imagen algo obsoleta de la situación actual del sector. Por ello, en los últimos meses, uno de los principales esfuerzos llevados a cabo por los analistas económicos ha sido la explotación de indicadores de mayor frecuencia que nos ayuden a hacer un seguimiento en tiempo real de la situación. En este sentido, un buen número de empresas tecnológicas y de instituciones públicas ha hecho un esfuerzo por poner a disposición del público estadísticas diarias de movilidad que nos ayudan a comprender la magnitud del impacto y, sobre todo, la velocidad de normalización de la actividad.1 

Entre estos indicadores, el elaborado por Google a partir de las lecturas de su aplicación Google Maps en dispositivos móviles nos resulta de gran utilidad. Tal y como se observa en el siguiente gráfico, la movilidad fuera de los hogares durante la fase más intensa del estado de alarma alcanzó caídas del 80%.2 Por otro lado, a partir del 2 de mayo, primer día de la desescalada por fases, se observa un claro cambio de tendencia. En tan solo un mes, el nivel de movilidad de la población limitó su caída con respecto a los niveles pre-COVID de un 68% a un 29%. Esta recuperación de la movilidad a finales de mayo, tal y como se ha mencionado anteriormente, facilitó que se registraran las primeras pernoctaciones hoteleras del estado de alarma. Los datos de junio apuntan a que la recuperación de la movilidad doméstica continuó avanzando (a finales de mes se situó alrededor del –12%), y presumiblemente continuarán mejorando en los próximos meses si logramos evitar la expansión del virus sin tener que volver a aplicar medidas de confinamiento estrictas y generalizadas. 

  • 1. El INE ha elaborado un indicador de movilidad construido a partir de datos de las principales compañías de telecomunicaciones de España. El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha publicado estadísticas de movilidad diarias a partir de los registros de las infraestructuras de transporte que gestiona (carretera, estaciones de tren, aeropuertos, etc.). Entre otras empresas tecnológicas, Google (google.com/covid19/mobility/), Apple (apple.com/covid19/mobility) y CityMapper (citymapper.com/cmi) han publicado estadísticas de movilidad a partir de las lecturas efectuadas por sus aplicaciones de navegación.
  • 2. El periodo con mayores restricciones a la movilidad se registró entre el 30 de marzo y el 15 de abril, cuando se prohibieron todas las actividades no esenciales.

Movilidad no residencial en España

Variación con respecto al nivel base* (%)

p4
Nota: Datos en promedio de 7 días. (*) El nivel base corresponde a la movilidad promedio registrada en el mismo día de la semana entre el 3 de enero y el 6 de febrero. Fuente: CaixaBank Research, a partir de Google Mobility Report.
Los datos de pagos con tarjetas muestran que el gasto turístico se está reactivando más lentamente que la movilidad

El seguimiento de la movilidad es de enorme utilidad, puesto que actúa como indicador adelantado de la movilización de los flujos turísticos. Sin embargo, no nos revela con exactitud la situación actual y la evolución del consumo, sea turístico o no. Por ese motivo, CaixaBank también ha hecho un gran esfuerzo para elaborar indicadores a tiempo real mediante la metodología big data, a partir de los datos de pagos con tarjeta en sus terminales de puntos de venta (TPV), y aprovechando la información sobre el país de emisión de la tarjeta que realiza el pago y sobre el tipo de comercio donde se efectúa.3 

Lo que revelan estos indicadores es que el consumo de bienes no esenciales se redujo a la mínima expresión durante el estado de alarma y que, con el levantamiento de las restricciones a la movilidad, se recuperó con fuerza. Tal y como se puede observar en el siguiente gráfico, la evolución del consumo minorista (textil, electrodomésticos, etc.) con tarjetas españolas ha respondido muy rápidamente a la mejora de la movilidad local y, desde mediados de junio, se situó en niveles similares o superiores a los del mismo periodo de 2019. En el caso del consumo de ocio y restauración, que depende en gran parte de la población local pero que también forma parte del consumo habitual de los turistas, se observa una tendencia de recuperación clara. Durante la última semana de junio, el consumo presencial de tarjetas en ocio y restauración cayó apenas un 1% interanual, frente a la caída de alrededor del 95% observada durante el estado de alarma.

En lo que respecta al gasto turístico, a la recuperación aún le queda mucho recorrido. El consumo turístico doméstico mejoró de manera muy tímida tras la entrada en la fase 2 de parte del territorio nacional a finales de mayo, cuando se reabrieron las zonas comunes en hoteles, y ya de un modo más significativo tras la finalización del estado de alarma a finales de junio, que nos permitió volver a viajar entre comunidades autónomas. No obstante, tal y como se observa en el gráfico posterior, el gasto turístico doméstico todavía registró una caída del 47% interanual entre el 6 y el 12 de julio. En cuanto al consumo turístico de extranjeros, mejoró intensamente tras las primeras semanas de fronteras abiertas para ciudadanos del espacio Schengen, al registrar una caída del 74% interanual entre el 6 y el 12 de julio, alrededor de 22 puntos porcentuales (p. p.) menos que antes de la apertura de fronteras. En conclusión, el gasto turístico se sitúa aún en niveles extraordinariamente bajos, pero las mejores perspectivas de la movilidad de turistas tras la reapertura de las fronteras autonómicas e internacionales con los países Schengen (80% de la demanda de España) nos invitan a pensar que la recuperación del gasto turístico puede ganar tracción si la conectividad entre orígenes y destinos se reactiva y la pandemia se mantiene bajo control.

  • 3. CaixaBank Research publica semanalmente un informe sobre la evolución de este indicador de consumo en tiempo real en https://www.caixabankresearch.com/es/publicaciones/notas-breves-actualidad-economica-y-financiera

Pagos presenciales en TPV de CaixaBank

Variación interanual (%)

p 6
Notas: El gasto turístico se aproxima utilizando los pagos en TPV de hoteles y agencias de viajes. Fuente: CaixaBank Research, a partir de datos internos.
Los turistas internacionales recuperan su interés por viajar a España, según Google Trends

Según lo indicadores de reservas y de búsquedas en internet, que suponen un indicador adelantado de demanda, el interés por hacer turismo en España está mejorando considerablemente. Así, los datos de Google Trends muestran que las búsquedas del término «hotel» realizadas desde España, que ilustrarían el interés por hacer una reserva hotelera por parte de los turistas domésticos, han pasado de un –84% interanual en abril a un –46% durante la última semana de junio. Por otro lado, las búsquedas de turistas extranjeros sobre viajes a España están repuntando en países clave para el sector turístico español. Tal y como se observa en los siguientes gráficos, si comparamos el nivel semanal de búsquedas realizado desde cada país con el nivel esperado de acuerdo con el patrón histórico de búsquedas, vemos que en el Reino Unido y Alemania el interés de la población por viajar a España se ha normalizado en gran medida durante la última semana de junio, mientras que en los Países Bajos se sitúa levemente por debajo del nivel esperado. Por su parte, se observa que en Francia e Italia el interés se situó, respectivamente, un 27% y un 47% por debajo de sus niveles esperados a esas alturas de año, probablemente debido a que son dos mercados emisores que ofrecen alternativas turísticas domésticas muy competitivas. En el caso de Italia, además, el Gobierno ha lanzado una medida de incentivos directos (hasta 150 euros por hogar) a los italianos que decidan hacer turismo doméstico, de tal manera que la perspectivas de llegadas de turistas italianos a España son menos favorables. Finalmente, en el caso de EE. UU., un país con el que la UE mantiene su frontera cerrada, se puede observar que el interés por hacer turismo en España se continúa alejando de su nivel esperado. 

Búsquedas semanales en Google sobre viajes a España

Índice (100 = máximo histórico)

p 7
Nota: Se utilizan datos de búsquedas de la palabra España en el idioma oficial de cada país dentro de la categoría de viajes. Las búsquedas esperadas consisten en la previsión de búsquedas realizada con datos de un año antes utilizando un modelo ARIMA (1
Previsiones sobre la evolución del sector turístico en 2020

A pesar de la mejora de las perspectivas que se infiere del análisis de los últimos datos, no hay que olvidar que el escenario actual va asociado a una gran incertidumbre y que dependerá de que se consiga mantener el balance entre movilidad y seguridad hasta que se encuentre una vacuna o un tratamiento efectivo contra la COVID-19. Así, las previsiones que presentamos a continuación dependen en gran medida de la evolución de la pandemia en España y en los países emisores de turistas. Nuestro escenario central de previsiones supone que la expansión de la COVID-19 en España se mantiene controlada, aunque incorpora la posibilidad de rebrotes que podrían obligar a tomar medidas de confinamiento localizadas. Adicionalmente, trabajamos bajo el supuesto de que el descubrimiento de una vacuna o de un tratamiento efectivo tendría lugar a mediados de 2021.4

Con estos supuestos, prevemos que el gasto turístico doméstico se recupere considerablemente durante la segunda mitad del año. En concreto, prevemos que alcance cotas muy similares, aunque ligeramente inferiores, a las registradas en el mismo periodo de 2019, debido al balance de los factores limitantes y de apoyo. En primer lugar, la situación sanitaria continuará restringiendo la recuperación de la demanda, a causa de i) una percepción de menor seguridad, ii) la incertidumbre sobre la evolución de la pandemia y iii) las medidas de distanciamiento social que se mantendrán a lo largo de todo el año. Además, estimamos que las consecuencias de la crisis actual sobre la capacidad adquisitiva de los hogares llevarán a muchos españoles a gastar menos en turismo este año por motivos puramente económicos. Por otro lado, los factores que apoyarán la recuperación serán i) la buena conectividad que ofrece la red de carreteras para el transporte privado dentro de la península, ii) la recuperación de los vuelos domésticos, más fácil de coordinar a través de la acción de Aena, y iii) la sustitución de las salidas turísticas al exterior por viajes domésticos. Este último hecho se presenta como uno de los más determinantes para la recuperación del turismo doméstico. Entre julio y diciembre de 2019, los turistas residentes en España gastaron 9.500 millones de euros en el extranjero, frente a los 18.800 que destinaron al turismo doméstico. Según nuestras previsiones, el efecto sustitución puede aportar unos 2.500 millones de euros al turismo doméstico.  

  • 4. éase el artículo «La actividad empieza a reactivarse gradualmente con el desconfinamiento» disponible en https://www.caixabankresearch.com/es/economia-y-mercados/analisis-coyuntura/actividad-espana-empieza-reactivarse-gradualmente?212= para una descripción detallada de los supuestos de este escenario y el cuadro macroeconómico completo.
p 8

Por tanto, si se produce esta recuperación que esperamos, el gasto turístico doméstico para el conjunto de 2020 podría retroceder en torno al 30%, unos 8.400 millones de euros menos que en 2019, principalmente como consecuencia de la paralización de la actividad entre los meses de marzo y junio.

Por otro lado, tal y como se observa en el siguiente gráfico, nuestras previsiones de
gasto turístico de extranjeros muestran una evolución algo menos positiva en lo que resta de año debido a i) la pérdida de turismo extracomunitario, ii) una recuperación paulatina de la conectividad en la UE (muy dependiente de las conexiones aéreas y de la situación de la pandemia en el origen) y iii) la menor propensión a viajar fuera del país de residencia a causa de la incertidumbre sobre la evolución de la pandemia. Con todo ello, según nuestras estimaciones, el gasto turístico extranjero caerá alrededor de un 25% interanual entre julio y diciembre de 2020, lo que llevaría a registrar una caída de más del 50% para el conjunto del año 2020 (47.000 millones de euros menos que en 2019). 

Gasto turístico doméstico (izquierda) y extranjero (derecha)

Millones de euros

p 9
Fuente: CaixaBank Research, a partir de datos del INE.

Con todo, el turismo doméstico no será capaz de mitigar el efecto de la caída en la demanda extranjera, que supuso el 70% del gasto turístico en 2019 y que en 2020 representará alrededor del 60%. Así, el gasto turístico total que efectuarán turistas residentes y extranjeros en España podría situarse alrededor de los 68.000 millones de euros en 2020, una caída cercana al 45% en relación con el año anterior. 

La complejidad del entorno en el que opera actualmente el sector turístico también obliga a tener en consideración la evolución de la pandemia en los países de origen de nuestros turistas extranjeros, lo que añade, si cabe, mayor incertidumbre a la situación. Tal y como se puede observar en la siguiente tabla, donde se analizan 10 de los principales países emisores de turistas hacia España, la situación sanitaria y de conectividad parece relativamente favorable. Nuestra dependencia de los países europeos, donde la expansión de la pandemia parece más controlada, lleva a que gran parte de la demanda turística internacional de España mantenga unas buenas perspectivas sanitarias. Tan solo los mercados del continente americano, que suponen menos del 10% de la demanda turística extranjera en España, tienen unas perspectivas claramente negativas. En cualquier caso, a pesar de que la situación de los mercados emisores es buena, se trata de una situación incierta.

Situación de los principales mercados emisores del sector turístico español a finales de junio

p 10
Nota: (*) Los gráficos muestran el crecimiento del número de contagios por 100.000 habitantes entre el 23 de enero y el 30 de junio. A la derecha de cada gráfico, se indican los contagios por 100.000 habitantes los últimos 7 días de junio en cada país. Fu
Previsiones sobre la evolución del sector turístico a medio plazo

Realizar previsiones para este 2020 resulta altamente complejo por la elevada incertidumbre que rodea la evolución de la pandemia. En cambio, si nos centramos en el medio plazo, y asumiendo que en este horizonte de previsión ya se ha descubierto una vacuna o un tratamiento eficaz para la COVID-19, la recuperación de la confianza de los turistas internacionales, el mayor atractivo de destinos consolidados y seguros durante las primeras etapas de la recuperación, y el rebote de la economía mundial proyectan unas perspectivas del sector turístico considerablemente mejores que para el año 2020.

Tal y como se observa en el próximo gráfico, nuestras previsiones apuntan a una recuperación relativamente rápida de la demanda a medio plazo. En 2021, el gasto de los turistas internacionales alcanzaría un nivel superior al de 2016, aunque aún estaría lejos del nivel precrisis. No obstante, el sector viene de unos años extraordinarios, batiendo en 2019 todos los récords de volumen y gasto turístico, y recuperar los niveles de ingresos de 2016 ya podría considerarse como muy positivo.

Gasto de los turistas internacionales en España

Miles de millones de euros

p 11
Fuente: CaixaBank Research, a partir de datos del INE.

En conclusión:

  • La demanda turística en 2020 va a caer dramáticamente, sobre todo debido a la pérdida de movilidad de los turistas entre marzo y junio. 
  • En la segunda mitad del año, el gasto turístico se irá recuperando gradualmente apoyado por el turismo doméstico y por la llegada de turistas internacionales de países emisores tradicionales como Alemania y el Reino Unido. 
  • La dependencia de los flujos de turistas a la situación sanitaria en España y en los países emisores supondrá un foco de incertidumbre. A pesar de ello, las perspectivas para el sector a medio plazo continúan siendo positivas, gracias a que parte de una situación precrisis muy sólida.
Etiquetas