Documentos de Economía


  • Ayudas públicas en el sector bancario: ¿rescate de unos, perjuicio de otros?

    NÚMERO 13

    Jordi Gual
    En el contexto actual de incertidumbre extrema, existen poderosas razones de eficiencia que pueden justificar el recurso a planes de avales públicos y recapitalizaciones preventivas de entidades solventes. Los primeros permiten combatir los graves problemas de información asimétrica entre las entidades financieras y sus acreedores. Las segundas permiten a las entidades restablecer el colchón de capital deseado sin tener que recurrir a una contracción de la oferta de crédito, que impediría la realización de proyectos rentables, o a una venta masiva de activos que podría tener consecuencias sistémicas. Sin embargo, las recapitalizaciones preventivas presentan serios problemas de competencia que parece que la Comisión Europea no ha sabido contrarrestar. Por un lado, este tipo de ayudas públicas distorsiona el riesgo relativo entre entidades beneficiarias y no beneficiarias, encareciendo la financiación a largo plazo para estas últimas. Por otro, otorgan una mayor capacidad de implantar estrategias competitivas agresivas que sólo son rentables a largo plazo, distorsionando la competencia en los mercados minoristas y de banca corporativa.
  • Consecuencias económicas de los ciclos del precio de la vivienda

    NÚMERO 12

    Oriol Aspachs
    El sector inmobiliario de varios países desarrollados se encuentra en recesión y el efecto que ello tendrá sobre la economía en general es aún desconocido. Para responder a esta pregunta se utilizan datos de 18 países desde 1970 y se estudia la respuesta de tres variables macroeconómicas  clave –el PIB, el crédito y la tasa de paro– a una caída del precio de la vivienda. En promedio, encontramos que los países han sufrido más de dos episodios de deflación en el sector inmobiliario.  Además, durante estos episodios, el precio real de la vivienda cae un 23% en 5 años, el PIB registra una tasa de crecimiento negativa del 1,5% durante un año, el crédito se contrae un 3% anual cerca de 2 años y la tasa de paro casi se dobla en 3 años. Finalmente, observamos que existe una asociación positiva entre el tamaño y la profundidad de un boom del precio de la vivienda y el colapso posterior.
  • ¿Cuánto cuesta ir al trabajo? El coste en tiempo y en dinero

    NÚMERO 11

    Maria Gutiérrez-Domènech

    El valor del tiempo de los trayectos al trabajo y de vuelta a casa constituye una parte importante del gasto total de estos viajes. Este documento estima que, en promedio, un trabajador dedica 57 minutos diarios, lo que equivale a un valor de 8 euros al día. Este coste varía según la zona geográfica, siendo los trabajadores que residen en la Comunidad de Madrid y en la ciudad de Barcelona los que incurren en un mayor gasto. El análisis muestra que los usuarios del transporte público dedican, en promedio, alrededor de 40 minutos más, lo que equivale a un coste adicional en términos de tiempo de 4,7 euros diarios, que los usuarios del transporte privado. Finalmente, se estima que el coste del componente tiempo de los viajes al trabajo para la economía española en su conjunto es equivalente a alrededor del 3,5% del PIB.

  • Luces y sombras de la competitividad exterior de España

    NÚMERO 10

    Clàudia Canals, Enric Fernández

    Muchos observadores creen que el abultado déficit exterior de la economía española es  sintomático de una pérdida de competitividad. Para contrastar esta hipótesis, este estudio examina un conjunto de indicadores utilizados habitualmente para evaluar la competitividad exterior. El primero de ellos es la cuota de las exportaciones en el mundo, que ha caído en los años dos mil, truncando su tendencia al alza. De todas maneras, esta caída no ha sido tan significativa como la experimentada por el conjunto de países de la UE-15. En segundo lugar, la competitividad-precio de las exportaciones españolas, que se ha deteriorado significativamente como consecuencia del diferencial de inflación con nuestros socios comerciales, del bajo crecimiento de la productividad y, más recientemente, de la apreciación del euro. Finalmente, se examina el contenido tecnológico de las exportaciones y se aprecia una mejora notable en las exportaciones de servicios, mientras que en bienes se ha mantenido en un nivel medio-bajo en los últimos veinte años, lo que sugiere ciertos problemas de competitividad. En definitiva, España parece haber perdido competitividad exterior en los últimos años, aunque el análisis también revela algunas fortalezas, en especial en la exportación de servicios. Corregir esta situación requiere mejorar el  crecimiento de la productividad, reducir el diferencial de inflación con la zona euro y  establecer un entorno que incentive la innovación.

Páginas