La inflación en máximos de cuatro años por la subida de los precios de los carburantes y de los alimentos frescos

La inflación se situó en mayo en el 2,7%, como adelantó el INE el pasado 31 de mayo. Esto corresponde a un aumento de 0,5 p. p. respecto a abril y de 3,2 p. p. respecto a diciembre de 2020. Así, la inflación general se situó en el nivel más elevado desde febrero de 2017. Este aumento se explica principalmente por la evolución al alza de los precios de los carburantes y de los precios de los alimentos frescos. La inflación subyacente (general sin energía y alimentos frescos) subió 2 décimas hasta el 0,2%, con aumentos de los precios de bienes industriales y de los servicios. Con este dato, la inflación general sube a su nivel más alto en más de cuatro años, mientras que la subyacente sigue todavía en cotas muy contenidas. La publicación del dato se situó ligeramente por encima de la previsión de CaixaBank Research.

Content available in
nota breve españa
Datos
  • El IPC registró una variación interanual del 2,7% en mayo (2,2% en abril).
  • La inflación subyacente subió hasta el 0,2% en mayo (0,0% en abril).
  • La variación intermensual del IPC fue del 0,5% (0,0% en mayo 2020).
Valoración
  • La inflación se situó en mayo en el 2,7%, como adelantó el INE el pasado 31 de mayo. Esto corresponde a un aumento de 0,5 p. p. respecto a abril y de 3,2 p. p. respecto a diciembre de 2020. Así, la inflación general se situó en el nivel más elevado desde febrero de 2017. Este aumento se explica principalmente por la evolución al alza de los precios de los carburantes y de los precios de los alimentos frescos. La inflación subyacente (general sin energía y alimentos frescos) subió 2 décimas hasta el 0,2%, con aumentos de los precios de bienes industriales y de los servicios. Con este dato, la inflación general sube a su nivel más alto en más de cuatro años, mientras que la subyacente sigue todavía en cotas muy contenidas. La publicación del dato se situó ligeramente por encima de la previsión de CaixaBank Research.
  • La evolución de los componentes no subyacentes ha contribuido de forma sustancial al aumento observado en el índice de la inflación de mayo. Mientras los precios de la electricidad se estabilizaron en cotas muy elevadas (con una variación interanual del 36,3% en mayo frente al 36,9% en abril), los precios de los carburantes mantuvieron su tendencia alcista observada a lo largo de los últimos meses, con un crecimiento del 18,6% interanual, producto de fuertes efectos de base, tras las vigorosas oscilaciones observadas en 2020. Así, en mayo se observó una variación intermensual del 2,0%, frente a un descenso del 1,4% un año antes. Estos efectos de base significativos observados a partir de marzo deberían empezar a disiparse ya en los próximos meses. Por otro lado, destacaron también al alza los precios de los alimentos frescos, con una variación intermensual del 0,8% (frente al –0,4% en mayo de 2020), con los mayores aumentos concentrados en los precios de aceites y grasas, de la carne y de frutas.
  • Los componentes subyacentes también contribuyeron, aunque de forma más tímida, a la subida de la inflación en mayo. Destaca la subida generalizada de los precios tanto en los bienes industriales como en el sector de servicios. Los precios de los bienes industriales subieron ligeramente en mayo y llegaron a una inflación del 0,5% (frente al 0,4% en abril y 0,1% en diciembre de 2020). Los precios de los servicios invirtieron su tendencia, tras cuatro meses consecutivos de descensos, y en mayo cayeron solo un 0,1% (frente al –0,4% en abril), con especial mención para la recuperación de los precios de ocio y cultura, entre los cuales figuran los precios de paquetes turísticos. Finalmente, cabe destacar la trayectoria de descenso de los precios de los alimentos elaborados, que se mantiene desde el inicio del año, y que llega al 0,2% (frente al 0,3% en abril).
  • La publicación del dato de inflación para el mes de mayo está en línea con las previsiones de inflación de CaixaBank Research del 1,7% para el conjunto del año. Se espera que los fuertes efectos de base observados a lo largo de los últimos meses empiecen a disiparse en los próximos meses, en particular en los bienes energéticos. Por otro lado, aunque el entorno todavía está marcado por un elevado grado de incertidumbre, se espera que los precios de los componentes subyacentes vayan cogiendo una dinámica alcista más fuerte, con la recuperación de la demanda interna, apoyada en el éxito del  programa de vacunación en Europa y en España y, de su mano, en una temporada de verano con mejores noticias para el sector turístico.

Contribución a la inflación por componentes

Last actualization: 14 October 2021 - 12:20
Etiquetas