Documentos de trabajo


  • El potencial del Reino Unido para las empresas españolas tras el brexit

    En este artículo analizamos en qué medida será más difícil para las empresas españolas establecer relaciones de internacionalización con el Reino Unido tras el brexit.

    Con esta finalidad, hacemos uso del Índice CaixaBank para la Internacionalización Empresarial (ICIE), que clasifica a los países extranjeros según el potencial que ofrecen de internacionalización para las empresas españolas; y analizamos el impacto que tendría para los cuatro escenarios de brexit que plantea el Banco de Inglaterra.

    En todos los casos, los resultados muestran que el Reino Unido mantendría una posición destacada dentro del ranking ICIE cinco años después del brexit. Asimismo, como cabría esperar, el valor del índice ICIE sería superior en un escenario de brexit suave que en un escenario de brexit duro gracias a la existencia de un acuerdo de libre comercio relativamente amplio con la Unión Europea.

  • Nota Metodológica del Índice CaixaBank para la Internacionalización Empresarial (ICIE 2019)

    Documento de trabajo

    El ICIE es un índice que clasifica a los países extranjeros según el atractivo que sus mercados ofrecen a las empresas españolas y las ayuda a valorar los puntos fuertes y los puntos débiles de cada país. Este índice se elabora a partir del análisis de los principales aspectos que determinan la decisión de internacionalización de estas empresas españolas en un determinado país.

    Los principales aspectos que determinan la internacionalización se aglutinan en cinco pilares básicos que capturan el grado de accesibilidad al mercado de cada país, o el entorno financiero e innovador, entre otros elementos.

    El análisis se lleva a cabo para un total de 67 países y permite elaborar un ranking que refleja su atractivo para las empresas españolas.
     

  • EE. UU.: del ciclo al largo plazo

    Documento de trabajo

    Clàudia Canals, Adrià Morron Salmeron

    Tras más de 100 meses de expansión (la segunda fase de crecimiento más larga de los últimos 170 años), EE. UU. se encuentra en un punto maduro del ciclo económico.

    Esta madurez queda corroborada por una batería de indicadores que señalan que el mercado laboral se encuentra en pleno empleo y otros que, de manera más amplia, reflejan un uso intensivo y acorde con el potencial de la capacidad productiva de la economía en agregado.

    La curva de tipos de interés soberanos también respalda la visión de que EE. UU. se encuentra en una fase madura del ciclo. A pesar de que su aplanamiento ha alimentado el debate sobre la proximidad de una recesión, la interpretación de las señales de la curva de tipos es más compleja de lo que aparenta. Así, nuestro análisis sugiere que el aplanamiento apunta a una desaceleración de la economía pero que la probabilidad de recesión todavía es contenida.

    A largo plazo, tras la disipación de los factores de empuje cíclicos, la economía pasará a depender en mayor medida de los factores de fondo que determinan su capacidad de crecimiento: número de trabajadores, productividad, capital físico y capital humano.Las tendencias de las últimas décadas, relacionadas con el envejecimiento de la población, un menor avance de la productividad y la incertidumbre alrededor de nuevas revoluciones tecnológicas, sugieren que el crecimiento de largo plazo de la economía de EE. UU. podría situarse alrededor del 1,9% anual.

  • Radiografía de las condiciones macrofinancieras en China

    Documento de trabajo

    Javier García Arenas

    En el 3T 2017, la deuda corporativa china se situó en un elevado 163% del PIB. Varias métricas sirven para poner en contexto esta cifra. Por ejemplo, valores superiores al 90% del PIB suelen ir asociados a efectos negativos para el crecimiento económico. Asimismo, según varias estimaciones, la deuda corporativa se encuentra claramente por encima del nivel sostenible a largo plazo.

    Buena parte de la deuda corporativa está emitida por empresas públicas, las cuales son menos eficientes y cuentan con unos niveles de apalancamiento elevados, aunque también es cierto que los poderes públicos podrían ayudar a dichas empresas en caso de necesidad. Cabe destacar, como otro factor de riesgo, que más de la mitad de la deuda corporativa vence a corto plazo.

    Uno de los principales talones de Aquiles del sistema financiero es la emisión de productos de gestión del patrimonio (WMP), los cuales representan un 32% del PIB. Los WMP son productos de ahorro, normalmente a corto plazo, que, en buena parte, se invierten en activos con un elevado riesgo y con un importante protagonismo del sector inmobiliario.

    Los bancos de pequeñas dimensiones han aumentado su peso en el sector bancario, pero ello lo han conseguido tomando más riesgos. En su conjunto, el sistema bancario chino es ahora más complejo y vulnerable.

    Otra muestra de la vulnerabilidad del sistema financiero chino la ofrece el espectacular aumento del shadow banking. Este sector, a través del cual se canalizan operaciones de elevado riesgo, ha aumentado un 22% anual en promedio en los últimos cinco años.

Páginas